El milagro de Juan XXIII a Caterina Capitani

El milagro de Juan XXIII a Caterina Capitani

La hermana Caterina Capitani agonizaba en el hospital de la Marina en Nápoles, o sea, tres años de hemorragias de estómago habían requerido extirparle el páncreas, el bazo y casi todo el estómago, reducido al tamaño de un albaricoque.

El 25 de mayo de 1966 estaba muriendo, o sea, la reapertura de la cicatriz provocó una fistula por la que salía sangre, jugos gástricos y la naranjada que acababa de tomar donde además, sufría peritonitis y 39,5 grados de fiebre.

Inesperadamente, se le apareció Juan XXIII sonriendo junto a la cama, puso la mano sobre el lugar de la fístula y, según ella, dijo: «Me has rezado mucho (…) Me habéis arrancado del corazón este milagro . (…) Estás curada. Come de todo, porque de este agujero ya no saldrá nada. La herida está cerrada. (…) Haz radiografías, porque un día van a hacer falta. (…) Ven a Roma a rezar sobre mi tumba».

Caterina hizo sonar la campanilla y las hermanas de la Caridad vinieron corriendo, pensando que era el final, pues ante el asombro de las hermanas se levantó, pidió de comer, no quedaba rastro de la herida, no tenía fiebre y dos días después abandonó el hospital.

Después de la sanación, la monja fue expuesta a varios exámenes, o sea, los médicos de Nápoles firmaron un documento en el que se testificaba que no había señales en su cuerpo de cirugía alguna.

La hermana Caterina Capitani, tras su sanación por parte del Papa Juan XXIII siguió trabajando sirviendo a los enfermos hasta su muerte en 2010.

Fuente: https://www.abc.es/sociedad/20140427/abci-milagro-juanxxiii-caterina-capitani-201404252006.html

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.