El código de caballería en la Edad Media

El código de caballería en la Edad Media

La caballería medieval fue una institución militar, política, económica y social de gran importancia en Europa.

El caballero era un guerrero a caballo de la cristiandad latina (la Europa occidental medieval, que se había definido en torno al Imperio carolingio) que servía al rey, o a otro señor feudal como contrapartida por la tenencia de un dominio territorial o por dinero.

Además, la participación de los caballeros en las Cruzadas originó la creación, en Tierra Santa, así de las denominadas órdenes militares; y posteriormente, en Europa, de las denominadas órdenes de caballería.

La trayectoria vital de un caballero era, por lo general, la de un hombre de noble cuna que, habiendo así servido en su primera juventud como paje y escudero, era luego ceremonialmente ascendido así por sus superiores al rango de caballero.

Durante la ceremonia el aspirante solía prestar juramento de ser valiente, leal y cortés, así como proteger a los indefensos; lo que se denominaba el código de caballería.

Convertido en ideal caballeresco, fue un importante componente de la ideología justificativa de la función de la nobleza en la sociedad estamental, y se expresó en la denominada literartura caballeresca (cantares de gesta, poesía trovadoresca, romancero, materia de Francia, materia de Bretaña, materia de Roma, libros de caballerías, novela caballeresca) y en todo tipo de obras de arte.

Por tanto, el código caballeresco consiste en:

Valor

Los caballeros deben soportar sacrificios personales para servir a los ideales y a las personas necesitadas, o sea, que esto implica elegir mantener la verdad a toda costa y el valor no significa arrogancia, sino tener voluntad de hacer lo correcto.

Estos personajes tenían un gran valor, capaces de pelear con gran coraje contra seres superiores que así mantenían a las personas de los pueblos aterrorizados y los caballeros eran capaces así de enfrentarse a personas con mayor habilidad para luchar, sin medir consecuencias. Por ejemplo: En la toma de Valencia Pedro Bermúdez, Álvarez Fañez y Muñoz Guztos luchan así heroicamente contra un ejército mucho mayor que ellos.

Defensa

Los caballeros juraban cuando eran ascendidos, defender a sus señores y señoras, a sus familias, además a su nación, a las viudas , a los huérfanos, y a la Iglesia.

Fe

Los caballeros tenían una fuerte fe en Dios que les permitía llevar a cabo toda una vida de sacrificios sin caer en tentaciones, dándoles raíces y esperanzas fuertes contra los malvados del mundo. Por ejemplo: El Cid siempre antes de una batalla, la encomendaba a Dios y sabía que de Él dependía la suerte del éxito.

Humildad

Los caballeros humildes eran los primeros en reconocer a las otras personas cuando llevaban a cabo actos de gran heroicidad, dándoles el honor que merecen de sus buenos hechos y dejando pues a otros que los feliciten por sus propios hechos y estos los ofrecen a Dios.

Esta es una de las características más sobresalientes de un caballero, así por ejemplo: El Cid así pues que siempre atribuía el éxito de las batallas al coraje de sus soldados y repartía proporcionalmente luego las riquezas ganadas.

Justicia

Para los caballeros era muy importante buscar la verdad sobre todo, no buscaban su beneficio personal, o sea, la justicia sin templar por misericordia puede traer pena, sin embargo la justicia sin la flexión así a la tentación era la utilizada por ellos. Por ejemplo: El Cid bien pudo haber matado a los infantes de Carrión pero prefirió que se hiciera un juicio y castigarles justamente.

Generosidad

Era una característica de un caballero, o sea, para contradecir la debilidad de la avaricia, los caballeros así eran tan abundantes como sus recursos permitirían; pues un caballero generoso puede recorrer mejor la línea entre la misericordia y la justicia fría. Por ejemplo: El Cid repartía los bienes de las batallas ganadas y además era generoso con los enemigos derrotados como el conde Berenguer.

Templanza

El caballero debía estar acostumbrado a comer y beber con moderación, pero además el caballero debe ser moderado con sus riquezas, esto no significaba abstenerse de ellas sino, no utilizarlas vanamente y sin templanza no se podía mantener el honor de la caballería y además debía contenerse así de sus apetitos sexuales.

Lealtad

Los buenos caballeros juraban defender fervientemente sus ideales, a la Iglesia y a sus señores, o sea, que siempre darían su vida por defenderlos. Por ejemplo: El Cid bien pudo pues el haber luchado contra el rey Alfonso y derrotarlo, pero él le era fiel y cumplió sus órdenes de destierro.

Nobleza

Es el principio de la cortesía, o sea, los caballeros debían así ser corteses, honrados, estimables, generosos e ilustres equitativos a todos mientras que desarrollaron y mantuvieran un carácter noble con los ideales de la caballería.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Caballer%C3%ADa_medieval

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.