Shirdanas, los pueblos del mar del faraón

Shirdanas, los pueblos del mar del faraón

En las cartas que Rib-Adda, rey de la antigua Biblos, le enviaba al faraón Akhenaton (h1350 a.C.) se realizan las primeras menciones de un pueblo, de los llamados “Pueblos del Mar”, denominado así los Shirdanas, que al parecer se dedicaban a realizar incursiones y saqueos a lo largo de la costa cananea.

Años después, durante el reinado de Ramsés II (h1279-1213 a.C), parece así ser que esas incursiones se multiplicaron llegando incluso a amenazar el Reino de Egipto, pues en una estela hallada Tanis, el faraón Ramses II afirmaba:

«Los implacables Shirdana, que nadie ha sabido nunca cómo combatir, venían de forma atrevida en sus barcos de guerra desde el mar, sin que nadie consiguiera resistirlos

En otra estela, localizada en Asuán, menciona las medidas y operaciones militares del faraón para frenar a varios pueblos, incluyendo los que venían del “Gran Verde” (Mediterráneo), y por tanto, es pues plausible suponer que las Estelas de Tanis y de Asuán se refieren al mismo acontecimiento, o sea, el combatir a los “pueblos del mar”, en cuyo caso se refuerzan mutuamente.

Ramsés II en su segundo año de reinado, hacia el año 1278 a.C., consiguió así rechazar una incursión de estos piratas en algún lugar del Delta del Nilo siendo el primero en derrotarlos y hacer prisioneros.

Hay muchas teorías sobre lo que sucedió después con estos presos, alguna hace hincapié así en que los egipcios extraerían de ellos todos sus conocimientos navales y se dice que aparecen algunos nombrados como trabajadores de los astilleros.

Muchos de estos prisioneros pasaron a formar parte del Ejército del faraón, o sea, era común el integrar tropas extranjeras, siendo enviados a la frontera con los hititas, pues fueron algunos de los soldados que combatieron en la conocida batalla de Qadesh.

La batalla de Qadesh fue el resultado de una campaña egipcia contra los hititas y sus pueblos aliados., o sea, que aquella colisión de los dos grandes imperios del momento pudo así cambiar entonces el mundo antiguo. 

Ramsés dividió sus fuerzas de forma errónea, siendo estas emboscadas poco a poco por el ejército hitita y casi derrotadas. Sin embargo, algunas fuerzas egipcias lograron penetrar las filas enemigas y la llegada de un refuerzo proporcionó suficiente cobertura militar para permitir que Ramsés II escapara y su ejército organizase una retirada.

Aunque Qadesh quedó en manos hititas se suele decir que la batalla terminó en tablas, seguramente por la fuerte propaganda egipcia, pero está claro que perdieron el combate.

Diez copias de aquella “propaganda” sobreviven hoy en los templos de Abydos, Karnak, Luxor y en Abu Simbel con relieves que representan la batalla y jeroglíficos que describen (bajo dictado de Ramsés) así la batalla que casi le cuesta la vida.

El relato se conoce como “Poema de Pentaur”, recibiendo el nombre del escriba que lo elaboró y donde se relata que los Shirdana no sólo estaban en las filas del Faraón, sino que también estaban formulando un plan de batalla para él.

Según nos cuenta Pentaur, su idea era dividir las fuerzas egipcias en cuatro columnas, pero podemos ver que en la narración no hay evidencia de ninguna colaboración con el enemigo ni de ningún intento así de traicionar a su nuevo amo, por lo que se puede deducir que, a pesar de haber sido derrotados y hechos prisioneros, los Shirdana debieron agradecer con fidelidad la oportunidad de servir como militares en vez de ser esclavizados o aniquilados.

Aunque muchas fuentes aseguran que con anterioridad a Qadesh, Ramsés contaba ya con algún guerrero Shirdana entre su escolta, será tras el enfrentamiento con los hititas cuando el faraón incorpora a muchos de aquellos guerreros-piratas como guardia personal.

Se pueden encontrar representaciones de ellos caracterizadas así por sus yelmos cornudos con una bola proyectada en el medio, sus escudos redondos y sus grandes espadas.

Poco más de un siglo después, muchos Shirdana aparecen pues en pinturas y relieves cultivando jardines o terrenos propios en Egipto; sin duda se trata de recompensas por sus servicios al faraón y además, se da el hecho de que también existe evidencia de la presencia de los Shirdana en Beth Shean, la guarnición egipcia de Canaán.

Las teorías de la doctora Margaret Guido nos cuentan que pudo ser un pueblo que habitaba la zona de Anatolia (Sardis) que, presionados por la expansión hitita de finales de la Edad del Bronce y debido a las hambrunas que afectaron a la zona por el mismo período, podrían haber emigrado a las islas del Egeo y de allí, posiblemente tras el servicio a Ramsés II, muchos regresarían al mar afincándose en lo que hoy es Cerdeña (Sardìnnia).

Tendría lógica que quisieran vengar en Qadesh a los que les arrebataron la tierra de sus antepasados, o sea, el enemigo de mi enemigo es mi amigo.

Fuente: https://elretohistorico.com/shirdana-pueblos-del-mar-guardia-ramses-ii-piratas/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.