Los fantasmas del Hospital Universitario de Jerez

Los fantasmas del Hospital Universitario de Jerez

El Hospital Universitario de Jerez se fundó así en 1968 bajo el nombre de “Residencia General Primo de Rivera”, siendo el primer hospital de la provincia, puesto que anteriormente, los servicios hospitalarios se ofrecían en el “Hospital Municipal de Santa Isabel”, actualmente Instituto de Enseñanza Secundaria. 

En el mundo paranormal, la mención de un hospital evoca inmediatamente la idea de fantasmas, por ello en el caso del Hospital Universitario de Jerez destaca una entidad conocida como Isabel.

En vida, Isabel era una joven enfermera soltera de la planta de cardiología con un carácter afable, siempre alegre y simpática, pues era una excelente compañera y mostraba además una gran amabilidad hacia los pacientes a su cargo.

Entonces, se enamoró de un cardiólogo llamado Roberto, con el que poco después se casó, pero antes de enviar las invitaciones para la ceremonia nupcial, Roberto buscó a Isabel para comunicarle una noticia que retrasaría su idílica historia.

El Servicio Andaluz de Salud lo enviaba a Barcelona para realizar un curso de una semana y a pesar de la tristeza que les embargaba por la separación, ambos comprendieron que era una oportunidad para así avanzar en sus respectivas carreras, y decidieron aguantar para luego casarse.

No obstante, los días pasaban e Isabel no recibía noticias de su prometido, pues dos semanas después de su partida, comenzó a preocuparse y decidió llamarlo al número del teléfono fijo que le dejó pues resulta que la respuesta que obtuvo solo le trajo más preocupación, o sea, el curso se prolongaría al menos una semana más debido a obligaciones ineludibles. 

La ausencia de noticias de su prometido hacía que Isabel confiara plenamente en el y después de otra semana de silencio, volvió a comunicarse con él y obtuvo la misma explicación, o sea, el curso se extendía una vez más. 

Durante ese tiempo de amarga ausencia Isabel estaba muy triste y melancólica, pues pasaba gran tiempo de su trabajo fingiendo una sonrisa para no mostrar la pena que la torturaba por dentro y además tener que trabajar en la planta de cardiología le recordaba a Roberto y ella no podía hacer otra cosa que seguir esperando su regreso. 

Viendo esta situación, sus compañeros de trabajo, consternados al observar su tristeza y preocupación, resulta que le revelaron la devastadora verdad que cruelmente habían mantenido oculta, o sea, entonces su prometido había llevado una doble vida y se había casado en secreto en Barcelona para no regresar así jamás. 

La noticia supuso un duro golpe para la joven Isabel, que desde ese mismo momento se tornó más arisca, desagradable y crítica, odiaba a sus compañeros y trataba con desprecio a los pacientes, pero además de ello gritaba a sus superiores y despreciaba a sus inferiores, o sea, nadie era capaz de intentar razonar con ella. 

Tanta ira, y tanta pena, tenía por dentro que murió consumida por ambas, o sea, que su espíritu quedó así atrapado en el hospital donde había dedicado innumerables horas de su vida.

Isabel es de las energías que más se ha visto y se conoce entre los diferentes trabajadores del hospital, pues en ocasiones suenan solos los timbres de las habitaciones de los enfermos y cuando acuden pues los auxiliares a la llamada, los pacientes comentan que ya han sido atendidos por una enfermera muy agradable, o sea, no está asignada en esa planta, o directamente desconocen de quién se trata. ¿Isabel? 

Durante la época de la pandemia, muchos hospitales se vieron desbordados, entre ellos el jerezano se da el caso, de que también hablan de una misteriosa enfermera que aparecía para ayudar a sus compañeros de profesión, e incluso para dar ánimos, y consuelo, a los enfermos moribundos. 

En otra ocasión, una testigo describió cómo en plena madrugada la temperatura del lugar descendió muy bruscamente, pues la persona que la acompañaba estaba dormida y no se enteró, pero en la cama de al lado su ocupante se encontraba despierto y le dijo que ya venía Isabel, o sea, vio una sombra pasar por el pasillo de la planta y al desaparecer la extraña silueta la temperatura volvió a la normalidad. 

También se dice que Isabel enciende la luz de los almacenes cuando aún queda tarea por hacer, e incluso despierta a compañeros que se están quedando dormidos cuando los timbres suenan.

Fuente: https://www.lavozdelsur.es/vida/senal-errante/fantasmas-hospital-universitario-jerez-isabel_302470_102.html

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.