La esquila de las ánimas

La esquila de las ánimas

Al sur de la provincia de Salamanca, lindando con Extremadura, en la denominada Sierra de Francia se encuentra el pueblo de La Alberca, donde siguen vivas muchas costumbres tradicionales, algunas de ellas relacionadas  con la superstición, el misterio y sobre todo con la religión.

Caminando por la calles de La Alberca se escucha el sonido de una campana, o sea, en realidad son tres toques de campana que parecen venir de ultratumba.

Se trata de tres mujeres vestidas de negro formando una extraña y lúgubre comitiva, donde entonces una de las mujeres vuelve a hacer sonar una pequeña campanilla de manera extraña y el sonido retumba en la piedra devolviéndolo en todas direcciones.

Se trata de una tradición que data del siglo XVI donde cada viernes del año al atardecer, haga frio, calor o llueva, sin hora fija, cuando el sol se oculta en el horizonte y la noche cubre todo con su manto, entonces una “moza”, recorre las estrechas calles del pueblo, acompañadas por otras dos mozas más tocando una esquila (campanilla) y portando un candil, mientras rezan el rosario.

Cuando llega a las esquinas señaladas, da tres toques de esquila y así entona una salmodia (oración) por todas las almas del Purgatorio: “Fieles cristianos, acordémonos de las Benditas Almas del Purgatorio con un Padrenuestro y un Ave María por el amor de Dios…”.  

Tres nuevos toques a la esquila para continuar rezando: “Otro padrenuestro y otra Avemaría por los que así están en pecado mortal, para que su Divina Majestad los saque de tal miserable estado”.

Hace sonar la esquila dando otros tres toques y continúa su camino sin dejar de rezar, hasta completar un recorrido de aproximadamente treinta minutos, mientras sus convecinos rezan, dentro de sus hogares en recuerdo de sus difuntos.

La comitiva camina con paso lento hasta que, de repente, se detiene ante una de las casas, o sea, la mujer que lleva el farol y la esquila, vestida de negro y cubierta con un capuchón se vuelve hacia la puerta y así recita una oración y la puerta entonces se abre y una mano les entrega alguna ofrenda, quizá se traten de unas monedas que paguen una misa al fallecido.

La leyenda cuenta que las mujeres de La Alberca salían a rezar diversas oraciones por los difuntos y un día en concreto, en invierno, una de las mozas decidió no salir a la calle para hacer este recorrido pero resulta que hacía muchísimo frío. No se sabe exactamente cómo, pero entonces su campana cayó por la escalera de su casa y, por tanto, hizo un fuerte ruido.

Este hecho tan impactante se interpretó como una señal. ¿Qué indicaba exactamente? Que no debía pues saltarse esa salida para rezar por los difuntos y en ese preciso instante surgió así la leyenda de la moza de ánimas. 

Fuente: https://marcopolito56.wordpress.com/leyendas/la-moza-de-las-animas-la-alberca/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.