Effie: un fantasma aterroriza a los jugadores de la NBA

Effie: un fantasma aterroriza a los jugadores de la NBA

El Skirvin Hilton Hotel de Oklahoma City y su leyenda negra siempre a estado ligada con los jugadores que disputan la NBA en los EE.UU., o sea, esto es lo que le pasó a Lou Williams, escolta de los Ángeles Lakers, que se buscó su propio hotel y evitó quedarse en Skirvin Hilton Hotel debido según se cuenta hay un fantasma llamado Effie.

La leyenda cuenta que el viudo señor Skirvin tuvo una relación con una de las sirvientas del hotel y resulta que al tener un hijo las encerró en una de las habitaciones, pues debido a ello, la mujer enloqueció y saltó por la ventana con su bebe en brazos, o sea, desde entonces el fantasma de ‘Effie’ ha protagonizado pues extraños sucesos en el hotel que quieren evitar los equipos de la NBA cuando visitan Oklahoma.

En los últimos años, resulta que los equipos de la NBA, que se hospedan en este hotel experimentan pues casos de fenómenos paranormales, provocando que los jugadores penas duerman y rinden menos, o sea, se han producido sonidos inexplicables, puerta que se abren y se cierran de golpe en mitad de la noche, bañeras que se llenan de agua solas… 

En 2010 los Knicks culparon de su derrota en Oklahoma a la mala noche que pasaron en el hotel, o sea, Jared Jeffries aseguró que el hotel “estaba encantado” y que era “aterrador”, pero además, Eddy Curry reconoció que apenas había dormido un par de horas después de tener que irse a la habitación de Nate Robinson porque la suya le espantaba.

Revelaciones similares hicieron posteriormente Taj Gibson y Derrick Rose (Chicago Bulls), Jordan Hamilton (Denver Nuggets) dijo que el hotel le llenaba de pánico “cada vez que tenía que pernoctar en él” y además los aficionados llegaron a pedir que se pusiera a Kobe Bryant cerca de las habitaciones donde la entonces la presencia de Effie era más fuerte.

Desde la dirección del hotel se ha mantenido siempre una postura inocua, o sea, resulta que ni confirman ni desmienten nada y parten de la base de que no creen que haya fantasmas ni que tenga sentido discutir cuestiones que tienen que ver casi con el folclore.

Desde entonces el fantasma de Eiffe, atormenta a los huéspedes, con especial una clara predilección por los jugadores de la NBA o sus periodistas más renombrados, o sea, Bill Simmons reconoció que en una ocasión pasó una noche en el Skirvin y que escuchaba llantos de bebé y otras voces inexplicables.

Los investigadores de lo paranormal, sin embargo, no dan mucha credibilidad a Effie: no han encontrado ninguna referencia documental a esa supuesta ama de llaves y consideran que, en una localidad como la de Oklahoma City, habría levantado una polvareda entre la prensa de la época que una mujer se hubiera lanzado al vacío con su bebé.

Supuestamente desde la habitación 832, aunque otros aseguran que fue desde la décima planta y vemos que curiosamente y después de las sucesivas reformas y modificaciones, no hay ya habitación 832 en el Skirvin…

Fuente: https://as.com/baloncesto/2015/12/21/nba/1450702792_711645.html

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.