Experiencia paranormal de cuatro jugadores del Betis en una casa: «un colchón ardió sin motivo»

Experiencia paranormal de cuatro jugadores del Betis en una casa: «un colchón ardió sin motivo»

En el verano del 98, cinco jugadores del Betis B, se pusieron de acuerdo para compartir una casa situada en Ciudad Blanca, aunque a los pocos días uno de ellos, el portero José Manuel Pinto, se marcha al Celta., mientras que los otros son Juanito, Pablo Niño, Pedro Curtido y Manuel Robles. 

Entonces comenzaron a suceder episodios paranormales: «Nos pasó un poco de todo, pues así uno de los días que estábamos para acostarnos, escuchamos un ruido que venía de la planta de abajo. Sonó como si se rompiera algo y entonces cuando bajamos, se había roto un juego de té en el salón, pero de manera inexplicable ya que la bandeja estaba en su sitio y sólo se cayeron las piezas», relata Juanito.

«Nos pusimos a mirar por toda la casa y vimos unas marcas, como unos arañazos en la pared de la propia entrada de la casa. Estábamos asustados. No sé ni cómo pudimos dormir, pero nos echamos. Uno de mis compañeros se levantó a media noche y nos dijo que había escuchado unos susurros. Ese día resulta que ya no aguantamos más y nos fuimos a dormir a casa de otros compañeros», prosigue.

El temor era tal que ya no querían regresar. «Uno de los días previos a dejar la casa, le enseñamos a un amigo las cosas que nos estaban pasando. No se las creía. Ese mismo día salió ardiendo el colchón donde yo dormía. Y de una mesa camilla, que estaba desenchufada, salió una llama y empezó a arder. Estábamos muy asustados», añade.

«Estuvimos un tiempo tomando pastillas para poder dormir. Mi padre tuvo que venir junto a mi hermano para ver que aquello era cierto. El dueño de la casa pensaba que nos estábamos inventando una excusa para dejarla», cuenta Pedro Curtido.

Juanito añade: «El padre de Pedro también era algo reacio a todo lo que le contábamos. Un día se vino a casa. Empezó a salir fuego en una parte de la casa. Cuando lo apagamos, comenzó a salentonces desde la habitación de Pedro un humo blanco. Nadie quería subir a ver qué pasaba. Cuando terminó, subimos y la habitación estaba perfecta. Como si no hubiera pasado nada. Eso nos dejó descuadrados. Fue la gota que colmó el vaso».

«El padre de Pedro Curtido nos acompañó cuando fuimos a hablar con el propietario. Dejamos la casa y el propietario seguía sin creerse nada de lo que le contábamos. ¡Hasta los cuadros se habían dado entonces la vuelta! Nosotros nunca veíamos cómo pasaban las cosas en directo. Estábamos en una parte de la casa y sucedían en otra», continúa Juanito.

«Cuando dejamos la casa, al tiempo, preguntamos a unos vecinos y nos dijeron que ellos no habían visto nada. Nos marcó. Fueron episodios muy extraños y cogimos miedo». 

Unos hechos que, incluso, suscitaron la incredulidad entre los compañeros, pues Aurelio Santos, así entre otros afirmó: «Es verdad que muchos no nos lo creíamos. Yo nunca fui, pero algunos compañeros sí y así vivieron situaciones extrañas», recuerda.

Fuente: https://www.relevo.com/futbol/liga-primera/casa-paranormal-pesadilla-nunca-contada-20230705170453-nt.html

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.