La increíble coincidencia que vincula el ADN de los hombres con Dios

La increíble coincidencia que vincula el ADN de los hombres con Dios

El ADN es la molécula del interior de las células que contiene la información genética responsable del desarrollo y el funcionamiento de un organismo y que, en el caso de los seres humanos, determina y nos da toda nuestra individualidad y nuestros rasgos físicos, que se definen por el número de cromosomas y el orden de las secuencias que contienen.

En 1953 el estadounidense James Watson y el británico Francis Crick descubrieron la estructura molecular en forma de doble hélice del ADN, que le permite a este replicarse y traspasar pues información de una generación a otra.

A medida que los científicos comenzaron a decodificar la molécula del ADN humano encontraron así un hallazgo colosal: Un exquisito lenguaje compuesto de 3.000 millones de letras genéticas, almacenando información en forma de un complicado pero armonioso código digital.

En 1973, J.J. Hurtak, científico de la Universidad de California, descubrió un patrón bastante singular en el ADN que forma saltos en la secuencia de aminoácidos, que él denominó “puentes”.

Hurtak descubrió que el primer salto era un intervalo de 10, el segundo de 5, el tercero de 6 y el cuarto de 5 aminoácidos. Su investigación demostró que este patrón en el ADN humano se repetía así todo el tiempo: 10,5,6,5; luego 10, 5, 6, 5; después de nuevo 10, 5,6,5 y así sucesivamente.

Pero ¿Qué tienen de particular estos cuatro números? Pues que representan así el valor numérico de las cuatro letras hebreas que forman el Tetragramatón o Nombre de Dios (YHVH), que se pronuncia Yahveh, y que significa “Yo Soy el que Soy”.

En la Biblia, en Jeremías 16:21, se lee: “Por eso, ahora voy a darles una lección. Les voy a enseñar de una vez por todas los que es mi poder y mi fuerza; así aprenderán que mi nombre es Yahveh”.

Como se sabe, el Tetragramatón o Nombre de Dios en la lengua hebrea (YHVH) tiene pues las siguientes correspondencias: la yod (Y) tiene un valor numérico de 10, la hei (H) tiene un valor numérico de cinco, la vav (V) tiene un valor numérico de seis, y la hei (H) final tiene un valor numérico de cinco.

De ese modo, los números 10, 5,6,5, que se repiten una y otra vez en el ADN Humano, equivalen a YHVH, es decir, al Nombre de Dios en hebreo, lo que para algunos es la evidencia de que así Dios, el Supremo Creador del Universo, tal como hacen algunos arquitectos en sus obras magnas, estampó su nombre en su más famosa creación: el hombre.

Para algunos teólogos y criptólogos, este sorprendente hallazgo no sólo sería una prueba irrefutable de la existencia de Dios, sino que también pondría en evidencia el hecho de que Dios no estaría vinculado con el ser humano sólo a nivel general, sino que también en su vida integral, en cada detalle físico y psíquico de su existencia.

Fuente: https://www.guioteca.com/fenomenos-paranormales/la-increible-coincidencia-que-vincula-el-adn-de-los-hombres-con-dios-particular-descubrimiento/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.