Leyenda de don Sixto Pérez y el carruaje maldito

Leyenda de don Sixto Pérez y el carruaje maldito

Cuenta la leyenda que un viernes santo, uno de esos tantos, que despues del rezo de las 3 de la tarde las abuelitas no permitian hacer limpieza, no podias correr o hacer algo divertido, mucho pensar en tomar un baño porque si no te volvias pescado.

Los frailes dominicos sacaron en andas la imagen del Señor Sepultado de Santo Domingo, y entonces al enterarse de ello, Don Sixto bajo los efectos del alcohol, irrumpió en el cortejo procesional montado en su majestuoso carruaje negro y acompañado por mujeres, causó estragos y tragedia a su paso.

A pesar de su temeraria conducción, el anda procesional logró salvarse milagrosamente de caer al suelo cuando el carruaje de Don Sixto Pérez pasó a gran velocidad y debido a ello consiguió huir del lugar.

Tras ser capturado por su acto vandálico, Don Sixto Pérez vendió su alma al diablo para obtener libertad, desencadenando una serie de trágicos acontecimientos y además, resulta que los rumores en el antiguo barrio dominico sugieren que Pérez continuó penando incluso después de su muerte, siendo condenado a recorrer las calles en su carruaje maldito, tirado por bestias infernales, acompañado pues por la propia muerte.

La leyenda de don Sixto Pérez y su carruaje maldito se popularizó en el barrio dominico, pues resulta que las personas cuentan que aún en la oscuridad de la noche, se escucha así el eco del correr de un carruaje infernal, llevando consigo una esencia a azufre y dolor.

Fuente: https://aprende.guatemala.com/cultura-guatemalteca/leyenda-de-don-sixto-perez-y-el-carruaje-maldito/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.