Leyenda del bulto negro de la calle

Leyenda del bulto negro de la calle

Cuenta la leyenda que en Taxisco, cerca del pueblo de Cacahuito, Santa Rosa, los hombres estaban así acostumbraban a ir a los callejones a tomar cerveza y a jugar al billar y siempre se regresan a muy altas horas de la noche muy ebrios.

Alrededor de este camino hay casas muy antiguas de barro, cerca de ellas hay fincas de ganado en las que también hay cultivos de maíz y algunos dicen que ese lugar es el que atrae a los malos espíritus pero no se sabe con certeza lo que realmente sucede.

Una noche en el callejón se encontraba un grupo de amigos, Fabio era un muchacho quien entonces así desde un principio había tenido un mal presentimiento sobre ese lugar, pero esa noche quería aprovechar de su nueva bicicleta, por lo que decidió regresar solo a su casa.

Resulta que el camino se encontraba muy desolado y muy oscuro ya que los faros de los postes de todo el alumbrado estaban rotos, o sea, era una noche en la que no había Luna.

Cuando se dirigía de regreso vio algo que le pareció una persona tendida a mitad del camino, por suerte iba pedaleando lento así que detuvo su bicicleta y ante esta situación así muy preocupado por el posible estado de aquel hombre se bajó para ayudarlo.

El bulto que aparentaba ser una persona estaba a unos metros de él, se acercó lentamente mientras que el corazón le latía más fuerte con cada segundo transcurrido, pues así en un momento de silencio le gritó para que se despertara pero éste no daba señal de estar consciente.

Al ver que no pasó nada se acercó unos pasos más y le dio una ligera patada, de pronto resulta así que el cabello de Fabio se erizó al descubrir que no era el cuerpo de un hombre, pues ése bulto extraño tenía así una consistencia gelatinosa que al ser pateado salió flotando hacia la finca cercana y entonces resulta que un escalofrío invadió su cuerpo.

Tardaron tan solo unos minutos para que la borrachera se le fuera por completo, se sentía muy asustado y sorprendido por lo que había visto, como pudo se subió a su bicicleta e intentó pedalear pero la cadena se le había salido, así que dejó la bicicleta en el lugar corriendo mientras gritaba por todo el camino.

Al llegar a casa, su madre le abrió la puerta y al entrar cayó desmayado, pues horas después se despertó y le prometió nunca volver a salir tan noche del pueblo.

Fuente: https://aprende.guatemala.com/cultura-guatemalteca/leyendas/leyenda-del-bulto-negro-de-la-calle/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.