Cartas y correos en el mundo antiguo

Cartas y correos en el mundo antiguo

Las cartas y su forma de envío a través de un sistema de comunicación estatal fue una característica de muchas culturas antiguas, o sea, con distintos medios de escritura, los mesopotámicos, egipcios, griegos, romanos e incas disponían de medios para enviar mensajeros y comunicados a grandes distancias y así hacerlo con relativa rapidez.

Se establecían puestos de parada donde los mensajeros podían comer, descansar, cambiar de transporte o transmitir sus mensajes en relevos y aunque no existía pues un sistema de correo privado en el mundo antiguo, muchos individuos utilizaban el aparato de comunicación estatal o recurrían a amigos, esclavos, comerciantes y viajeros para enviar sus cartas personales a grandes distancias.

Las cartas que se conservan, como las tablillas de arcilla y los rollos de papiro, contienen una mina de información y han sido de gran valor para los historiadores interesados en temas tan diversos como los precios de los productos básicos, las costumbres matrimoniales y la demografía regional.

También es posible evaluar la actitud de los antiguos hacia las cartas a través de sus manuales sobre la buena escritura y la publicación de colecciones de cartas de autores conocidos.

Las cartas cuneiformes en el antiguo Oriente Próximo adoptaban típicamente la forma de tablillas de arcilla sin cocer y cocidas, y los escribas las utilizaban para registrar información administrativa y como correspondencia entre los gobernantes, tanto con los gobernantes regionales subordinados como con sus homólogos extranjeros.

Con el tiempo, el ámbito de las cartas se amplió para incluir todo tipo de temas, desde la historia hasta las maldiciones, y el material también cambió, y los rollos de papiro se convirtieron en el medio preferido.

Estos últimos solían estar escritos en arameo, pues una carta solía tener los nombres del remitente y del destinatario en la parte superior, con el más antiguo en primer lugar, pero además también se indicaba que la carta debía ser leída al destinatario (para contemplar la posibilidad de que no supiera leer).

A continuación, un pasaje de saludos estándar en la mayoría de las cartas y luego el cuerpo principal del texto y en el caso de las cartas relacionadas con asuntos de Estado, se guardaban copias en los archivos reales de los palacios.

Para las tablillas y pergaminos que se debían enviar a un destino concreto, se empleaban mensajeros y cuando el trabajo se hacía para el Estado, implicaba una gran responsabilidad, ya que el mensajero era responsable de que la carta llegara a su destinoy para ello el Estado le proporcionaba una red de escalas para descansar y cambiar de montura.

Sin embargo, la correspondencia entre particulares también existía, pero los costos corrían por cuenta de los interesados, que no podían utilizar el sistema postal estatal.

El sistema postal más conocido de Oriente Próximo era el angareion persa, que contaba con puntos de parada para los correos (pirradazis) situados a un día de distancia y las comunidades locales por las que pasaba la red eran quienes la pagaban y mantenían, y suministraban raciones y monturas entonces a los mensajeros siempre que mostraran su documento oficial de paso sellado. 

Heródoto alabó este sistema en sus Historias (Bk. 8.98) por la resistencia de sus mensajeros, que viajaban en relevos a gran velocidad independientemente del tiempo. De hecho, una cita del historiador griego del siglo V a.C. ha sido utilizada por la oficina central de correos de Nueva York, o sea, que en el interior de la oficina de correos, un cartel reza:

«Ni la nieve, ni la lluvia, ni el calor, ni la oscuridad de la noche impiden a estos mensajeros completar rápidamente sus rondas».

Al igual que en Oriente Próximo, las letras egipcias se escribían en tablillas de arcilla y en papiro, pero así algunas de estas cartas también se tallaban en estelas de piedra y se escribían en varias lenguas, sobre todo en acadio.

La correspondencia egipcia, al menos la de los gobernantes, suele ser así peculiarmente vaga y bastante sobrecargada de expresiones formulistas y palabras halagadoras solo en beneficio del destinatario.

Una característica interesante de la correspondencia egipcia es el uso de cartas modelo para que así el escriba menos seguro o más inexperto copie de ellas y al igual que en Oriente Próximo, los funcionarios tenían mucho interés en conservar una copia de las cartas importantes para cubrirse en caso de pérdida, algo que ocurría especialmente en los templos y fortalezas egipcios.

En el Reino Nuevo, las cartas reales se entregaban mediante un sistema de mensajeros que generalmente utilizaban carros tirados por caballos para desplazarse por el reino lo más rápidamente posible.

Al igual que en Oriente Próximo, disponían de estaciones regulares para cambiar de caballo y refrescarse, aunque algunos también viajaban en barco por el Nilo y sus afluentes.

Una segunda red de correos se encargaba de la correspondencia administrativa del Estado, que entonces funcionaba de forma jerárquica con mensajeros que entregaban pues las cartas a los distintos niveles de gobierno local.

Podemos imaginar que los particulares se enviaban ocasionalmente cartas entre sí, pero estas resulta que no disponían de medios específicos para llegar a su destino (aunque cabe preguntarse si los mensajeros reales, aquí y en otros lugares, se permitían un poco de pluriempleo). La mejor opción, por tanto, era usar un esclavo o pasar las cartas a viajeros de confianza que casualmente iban en la dirección correcta.

La primera referencia a una carta en el mundo griego se encuentra en la Ilíada de Homero, escrita en algún momento del siglo VIII a.C., donde Proetus envía una tablilla doblada para que la lleve Belerofonte.

A continuación, Heródoto, que escribe en el siglo V a.C., describe una serie de correspondencia entre el rey Amasis de Samos y el tirano Polícrates, hacia el año 522 a.C. u el ejemplo físico más antiguo de una carta griega es un trío de finas tablillas de plomo que datan del año 500 a.C.

También se utilizaban trozos de cerámica y piedra caliza, pieles de animales y tablillas cubiertas con una mezcla de cera de abeja y carbón, así como tablillas de madera con una superficie oscurecida o aclarada, pero al igual que en Egipto, la forma preferida para escribir los mensajes era el papiro.

En lugar de pergaminos, los griegos solían doblar sus documentos de papiro en hojas, atarlos así con un cordel y sellarlos para asegurarse de que solo los leyera el destinatario. Las plumas solían ser de caña y se mojaban en tinta, pero para escribir en tablillas de cera o arcilla se utilizaba un puntero y resulta que en la Grecia clásica no existía una red de correos como tal, pero sí había mensajeros especializados y también barcos mensajeros.

Una de las fuentes de información más interesantes sobre las cartas griegas son las enviadas por los reyes helenos (muchas de ellas copiadas en estelas de piedra) y son especialmente útiles por su descripción de las administraciones reales y cómo se fomentaron así pues las instituciones y prácticas griegas en todo el Mediterráneo en los estados formados tras el colapso del imperio de Alejandro Magno a partir del 323 a. C. y los reinos helenísticos crearon una red postal que los ricos atendían y mantenían como una forma de impuesto.

Los romanos (hombres y mujeres de todas las épocas) siguieron utilizando el papiro para sus cartas, pero a veces también empleaban el pergamino (vitela) y el cuero curtido, o sea, las cartas de papiro se ataban y sellaban, aunque esto último podía consistir simplemente en líneas de tinta trazadas sobre el cordel y el papel.

A partir del siglo III a.C., se observa un notable aumento de las cartas personales, aunque resulta que los corresponsales seguían teniendo que buscar sus propios medios para enviarlas, como eran los amigos, los esclavos y los viajeros de confianza, como los comerciantes.

Los emperadores y los funcionarios del Estado, en cambio, podían hacer uso del sistema postal estatal, el cursus publicus y Suetonio atribuye a Augusto (quien gobernó del 27 a.C. al 14 d.C.) así la creación del sistema postal romano para poder gobernar mejor su vasto imperio.

El sistema utilizaba primero mensajeros (iuvenes) que iban del remitente al destinatario y luego, relevos de ellos y a los mensajeros se les ofrecían raciones y transporte (vehicula) en estaciones frecuentes a lo largo de los 120.000 kilómetros de red de carreteras, lo que permitía que los mensajes recorrieran unos 80 kilómetros al día.

Existían dos tipos de estaciones: las que contaban con alojamiento (mansiones) y las diseñadas así pues simplemente como lugar de intercambio de transporte (mutationes).

Los registros de una inscripción de estación en Pisidia, en el sur de Turquía, que data del siglo I d.C., señalan la cantidad exacta de asnos, mulas y carros a los que tenía derecho un mensajero, siempre que llevara una orden oficial (diploma).

Con el tiempo, el cursus publicus se dividió en dos ramas, que se distinguían pues en función de si los mensajeros viajaban en carro (cursus clavularis) o a caballo (cursus velox).

Los códigos de derecho romano han revelado que el sistema postal estatal experimentó problemas como el abuso por parte de particulares, las dificultades para adquirir animales y la venta ilegal de los mandatos postales, o sea, así todo funcionaba a base de requisas e impuestos sobre el trabajo, por lo que el sistema postal se convirtió en una de las injerencias más impopulares del Estado en las comunidades locales.

Las cartas romanas rara vez estaban fechadas y solían comenzar con algunas frases comunes de saludo y deseando la buena salud del destinatario, pues los saludos finales también podían ser bastante largos.

Seguía siendo habitual dictar las cartas, pero el remitente podía a veces añadir personalmente unas líneas al final y curiosamente para nuestra visión moderna de la escritura, seguía siendo raro que las cartas pues expresaran detalles personales, pensamientos y opiniones, y la mayor parte de la correspondencia así se limitaba a hechos y acontecimientos.

Sin embargo, se crearon algunos libros que recopilaban cartas de personajes famosos, sobre todo en el caso de Cicerón, Plinio el Joven y el emperador Juliano (quien gobernó del 361 al 363 d.C.).

Los romanos, que parecían querer hacerlo todo bien, también escribieron manuales así con ejemplos de cartas y comentarios académicos sobre cómo escribir buenas cartas (normalmente cuando se trata de la habilidad retórica), pues la obra de Julio Víctor en el siglo IV d.C. es un ejemplo de ello y por referencias epistolares también sabemos que los romanos tenían maestros de escritura de cartas.

La escritura de cartas tuvo un gran auge a principios de la era cristiana, con tasas de alfabetización que rondaban el 30% entre los varones adultos romanos, en comparación con el 10% en la Grecia clásica y solo el 1% en el antiguo Oriente Próximo (Oleson, 734).

El historiador J. Ebbeller describe el período comprendido entre el 200 y el 600 d.C. como la «edad de oro de la escritura de cartas» (Barchiesi, 468), ya que la élite romana adoptó el sentimiento del comentario de Cicerón en una de sus propias cartas: «¿qué podría ser más agradable para mí que escribiros o leer vuestras cartas cuando no puedo hablar con vosotros en persona?» (Carta a sus amigos, 12.30.1, citada en ibid).

También se desarrolló la costumbre de responder a las cartas recibidas, y se conservan varios ejemplos de romanos que se quejaban de que esto no sucedía, lo que bien podría deberse a los riesgos de los viajes y a la pérdida de cartas, más que a la negligencia.

Tal vez la gente se inspiró en las cartas de San Pablo y otros, y en el Imperio Romano de Oriente, o sea, el conocido como el Imperio bizantino, ciertas cartas eran veneradas hasta tal punto que se leían en voz alta ante las audiencias.

Tal era la importancia del sistema postal estatal que entones uno de los tres ministros más altos pues de Constantinopla fue puesto a cargo de él, el Logothete Postal (Logothetes tou dromou).

En el siglo IV d.C., se prestaba cada vez más atención a la escritura de cartas y se elaboraban muchos más manuales para orientar a la gente y para los bizantinos, una buena carta debía incluir tres elementos: brevedad (syntomia), claridad (sapheneia) y gracia (charis).

También surgió la moda de añadir pequeños extras para embellecer la carta, como añadir citas, también proverbios y adivinanzas en los márgenes. Por último, los bizantinos querían causar la mejor impresión posible, por lo que solían enviar un regalo junto con la carta (fruta, ropa o una piedra preciosa), que así . eran entregados por carteros dedicados, conocidos como grammatophoroi.

Un repaso a las cartas y los sistemas postales de la antigüedad difícilmente puede abarcar así todas las civilizaciones, pero debería incluir, al menos, un guiño a otras dos culturas ajenas al Mediterráneo que desarrollaron sus propias redes de comunicación sofisticadas y rápidas: los chinos y los incas.

Los chinos utilizaban tinta y papel para escribir al menos desde el siglo II a.C., y su red de comunicaciones, que ya existía en cierta medida durante el período de los Reinos combatientes (siglos V a III a.C.), que así despegó realmente durante la dinastía Han (206-220 a.C.).

Gobernar un vasto imperio requería una comunicación rápida y fiable, y se dice que los mensajeros Han eran capaces de transmitir un mensaje imperial a una velocidad de 480 km en 24 horas, aunque parece que la norma era menos de la mitad. En la época de la dinastía Song (960-1279), los mensajeros podían utilizar más de 1600 escalas para viajar por carretera o por río.

En Sudamérica, los incas (c. 1400-1533) no tenían cartas que entregar sin escritura, sus registros tomaban la forma de complejas cuerdas anudadas, el quipu, pero tenían un maravilloso sistema de mensajería.

Los corredores (chaski o chasquis) operaban por relevos, pasando la información oralmente a un nuevo corredor situado cada 6-9 kilómetros, o sea, los mensajes podían recorrer hasta 240 km en un solo día a lo largo de una red que alcanzaba la impresionante cifra de 40.000 km de caminos construidos.

Fuente: https://www.worldhistory.org/trans/es/2-1442/cartas-y-correos-en-el-mundo-antiguo/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.