Grandes científicas de la historia: Marie Curie

Maria Salomea Skłodowska nació en Varsovia en 1867, en el por aquel entonces Reino de Polonia, que formaba parte del Imperio Ruso, siendo la menor de cinco hijos y sus padres, Bronisława y Władysław, eran profesores, o sea, su padre impartía matemáticas y física, disciplinas a las que la propia Maria decidió dedicarse.

Maria recibió una educación generalista en colegios locales y algo de conocimiento científico de su padre pues los estudios universitarios le realizó en la Uniwersytet Latający de Varsovia, o sea, una red educativa secreta.

En 1891, Maria siguió a su hermana mayor Bronisława para estudiar en París y gracias a ello en la Sorbona obtuvo dos diplomas (uno en matemáticas y otro en física) estudiando por las mañanas e impartiendo tutorías por las tardes para pagar su educación.

Tres años después en París, Maria conoció a su compañero de investigación y futuro marido Pierre Curie, que era tutor en la Facultad de Física y Química pues cuando se casaron en 1895, Curie cambió entonces su nombre a Marie Skłodowska-Curie.

En París, el matrimonio Curie comenzó su revolucionario trabajo con los rayos invisibles emitidos por el uranio: un nuevo fenómeno recientemente descubierto por el profesor Henri Becquerel.

En el proceso, acabaron por convencerse de que habían descubierto un nuevo elemento químico, o sea, extrajeron un polvo blanco mucho más radiactivo que el uranio, un nuevo elemento químico que resulta que denominaron polonio (por la tierra natal de Marie).

Investigaciones más a fondo apuntaron a la presencia de otro elemento, todavía más radiactivo, que así denominaron radio y gracias a ello, en 1898, los Curie publicaron pruebas contundentes que respaldaban la existencia del nuevo elemento, pero no tenían una muestra física de él.

Tras varios años de un trabajo muy exigente físicamente (moler, disolver, precipitar, etc.), el matrimonio Curie logró finalmente aislar el elemento, o sea, Marie Curie logró aislar el radio como cloruro de radio en 1902, pero el proceso de su descubrimiento había sido arduo.

La labor de investigación del matrimonio Curie entrañaba riesgos para la salud de los que no eran pues plenamente conscientes en ese momento, o sea, empezaron a sentirse enfermos y físicamente exhaustos, síntomas que reconocemos hoy que son resultado del envenenamiento por radiación.

En 1903, Marie y Pierre Curie recibieron el Premio Nobel de Física, junto a Henri Becquerel, por su trabajo conjunto sobre la radiación y ese mismo año, Marie aprobó su tesis doctoral en Física.

En 1906, la vida de Marie fue azotada por la tragedia cuando Pierre Curie falleció tras ser arrollado en la calle por un coche de caballos y a pesar de ello, el espíritu indomable de Curie continuó trabajando.

Asumió el puesto de su difunto marido como profesora de Física General en la Faculta de Ciencias, o sea, se convirtió en la primera mujer en ocupar esta posición y también fue nombrada poco después directora del Laboratorio Curie del Instituto de Radio de la Universidad de París, fundado en 1914.

La determinación y la excepcional labor de Marie Curie le granjeó un segundo Premio Nobel en 1911 esta vez en Química por crear un método para medir la radiactividad.

Poco después, la Sorbona construyó su primero instituto de radio con dos laboratorios: uno para estudiar la radiactividad bajo la dirección de Marie Curie y el otro para la investigación biológica para el realizar el tratamiento del cáncer.

Durante la Primera Guerra Mundial, Marie Curie trabajó para desarrollar pequeñas unidades móviles de rayos X que se pudieran utilizar para diagnosticar lesiones cerca del campo de batalla.

Como directora fundadora del Servicio Radiológico de la Cruz Roja, Curie solicitó pues donaciones a los parisinos acaudalados con el fin de financiar suministros médicos y vehículos que pudieran ser entonces transformados.

En octubre de 1914, estuvieron listas las primeras máquinas (denominadas «pequeñas Curies») para su uso en el frente, o sea, Marie Curie trabajó con su hija Irène en puestos de evacuación sanitaria cerca del frente haciendo radiografías a los heridos para localizar fracturas, metralla y balas, e incluso también creó un programa para formar a mujeres en el uso de equipos de rayos X.

Notablemente, Joliot-Curie recibió, conjuntamente con su marido, el Premio Nobel en Química en 1935 por su descubrimiento de la radiactividad artificial, o sea, esto convirtió a los Curie en la familia con más galardonados con el Premio Nobel hasta la fecha.

Joliot-Curie fomentó muy activamente la educación de las mujeres, con su labor en el Comité National de l’Union des Femmes Françaises y el Consejo Mundial de la Paz. Se unió a la Légion d’honneur de Francia como oficial.

Tras la guerra, Curie continuó su labor como investigadora, profesora y directora de laboratorio pues así recibió numerosos premios y galardones, incluyendo el Premio de Investigación Ellen Richards (1921), el Grand Prix du Marquis d’Argenteuil (1923) y el Premio Cameron de la Universidad de Edimburgo (1931). Curie también recibió diplomas honorarios de universidades de todo el mundo.

Bajo la dirección de Curie, se realizaron pues los primeros estudios del mundo sobre el tratamiento de neoplasmas (masas de tejido que pueden desarrollarse de forma cancerígena) mediante el uso de los isótopos radiactivos y que condujo a la radioterapia disponible actualmente para pacientes de cáncer.

Marie Curie falleció en un sanatorio francés en 1934, a la edad de 66, de anemia aplásica, o sea, una enfermedad rara por la que el cuerpo deja de producir los suficientes glóbulos rojos.

Se atribuyó su enfermedad a la exposición a la radiación a lo largo de su investigación científica y durante su labor en hospitales de campaña durante la Primera Guerra Mundial.

Marie Curie es admirada y respetada por científicos de todo el mundo, pues la labor de Curie no solo fue una inconmensurable aportación al conocimiento humano, sino que su vida pionera fue todo un avance para el papel de la mujer en la ciencia y la sociedad.

Fuente: https://www.europeana.eu/es/exhibitions/pioneers/maria-sklodowska-curie

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *