El incidente OVNI de Teherán

El incidente OVNI de Teherán

Sobre las 00:30h del 19 de septiembre de 1976, se recibieron varias llamadas de personas diciendo que estaban viendo algo extraño en el cielo y como consecuencia de ello, el General Nader Yousefi, vio desde tierra con unos prismáticos un objeto extraño, similar a una estrella pero mucho más grande.

Llamó a la torre de control para preguntar que veían ellos desde allí y Hussain Perouzi, controlador en la torre, le dijo que no sabía que era, pero que él desde allí también lo veía y que además aparecía de forma clara en el radar, o sea, el General decidió enviar un Phantom F-4 de la base aérea de Shahrokhi para así intentar averiguar que era ese objeto.

El F-4 despegó a la 01:30h con dirección norte sobre Teherán, el objeto se podía ver desde unas 70 millas náuticas de distancia debido a su brillo y cuando el F-4 estaba a unas 25 millas de distancia empezó pues a sufrir averías en la instrumentación y en las comunicaciones.

El Capitán Mohammad Reza Azizkhani decidió darse la vuelta y volver a la base, y entonces al alejarse de la posición en la que estaba, los instrumentos y las comunicaciones volvieron a funcionar correctamente.

Al ver lo que ocurrió con el avión del Capitán, se envió un segundo caza a la 01:40h, pilotado entonces así por el Teniente Parviz Jafari y cuando el caza del Teniente estaba a unas 27 millas, recibió un blocaje en el radar, desapareciendo cuando el objeto aumento la velocidad.

El OVNI mostraba un tamaño en el radar parecido a un Boeing-707 y al teniente le fue muy complicado ver la forma y el tamaño del objeto, era muy luminoso, emitiendo luces fuertes de colores alternos, azul, verde, rojo y naranja, con una secuencia muy rápida.

Mientras el F-4 perseguía al objeto, dirección sur sobre Teherán, otro objeto muy luminoso pareció pues desprenderse del primer OVNI, o sea, este segundo objeto se dirigió a toda velocidad contra el F-4 del Teniente Jafari.

En esa situación, el teniente decidió defenderse disparando un misil AIM-9 contra el objeto que venía en rumbo de colisión y en ese momento el panel de control de armamento y las comunicaciones del F-4 se desactivaron.

Como consecuencia de ello, el teniente viró su aparato para escapar del objeto, el OVNI también viró y siguió al F-4. Cuando el caza del teniente se retiró del primer objeto, el segundo volvió a virar y fue al encuentro del primer objeto.

Al momento, un tercer objeto salió del objeto principal, dirigiéndose a tierra, a tal velocidad que así el teniente pensó que se iba a estrellar, o sea, finalmente el objeto pareció posarse suavemente sobre el suelo, iluminando una área de unos 2 o 3 km.

Entonces el teniente decidió descender para observar al tercer objeto que llegó a tierra y así tras varios intentos de sobrevolar el tercer objeto, decidieron volver a la base, pues la visión nocturna y los varios elementos electrónicos del caza empezaron a fallar.

Sobre su misma posición apareció un avión de pasajeros, que no había sido desviado de su ruta, el cual también empezó a sufrir averías y anomalías en sus sistemas electrónicos de abordo, aunque ellos no vieron en ningún momento ningún objeto.

Cuando el F-4 estaba llegando a la pista de aterrizaje, pudieron observar un nuevo objeto, con forma cilíndrica y luces fijas en sus extremos y desde la torre de control les dijeron que ellos no veían nada, pero si aparecía en el radar.

Al hacerse de día, varios militares, entre los que se encontraban los pilotos de los F-4, se dirigieron hacia el punto donde el tercer objeto se había posado y proyectado la luz intensa.

Solo encontraron una pequeña casa con un jardín, sus ocupantes dijeron que por la noche habían pues escuchado un fuerte ruido y visto una luz muy brillante, como de un relámpago.

Los informes de las investigaciones posteriores no fueron desclasificados, por lo que no sabemos que se tradujo de las investigaciones sobre la zona de aterrizaje del tercer aparato, o sea, todos estos datos se encuentran en los informes desclasificados por el gobierno de EEUU, tanto los de la D.I.A. (Agencia de Inteligencia Militar), como los de las Fuerzas Aéreas.

Este incidente tuvo muchos testigos y desde distintos lugares, personal civil, personal aeroportuario y de pilotos militares… Además, el OVNI fue detectado tanto por los radares de los cazas, como por los radares de tierra en las torres de control.

También fue significativo el fallo del instrumental de los cazas, cuando se acercaron al objeto, y también las perturbaciones en las aeronaves. 

Además, los testigos no eran personas anónimas, o sea, los informes recogen pues los nombres de todas las personas implicadas, desde los ciudadanos que llamaron al ver los objetos, hasta el general que envió los cazas, pasando por el controlador y los pilotos de los cazas.

Durante años se intentó justificar el avistamiento de tantos testigos con una identificación errónea bien de Marte o Júpiter, diciendo que los testigos se equivocaron. 

¿TODOS? Pero las imágenes de Marte o Júpiter, si hubiese sido el caso, no muestran así imágenes en los radares de los cazas ni en el radar de la torre de control, así como tampoco producen turbulencias ni las anomalías electrónicas en las aeronaves. 

Las anomalías electrónicas de los aparatos, se intentaron explicar (sin pruebas de ningún tipo) como que estaban vinculándolas a la presencia de muchas fuerzas militares en la zona, tanto de EEUU como de la antigua Unión Soviética, o sea, estas explicaciones vagas y sin argumentos no quedaron reflejadas en los informes de la D.I.A ni en los de las Fuerzas Aéreas de EEUU.

El incidente de Teherán de 1976 es uno de esos casos que quedan sin cerrar por las agencias militares, pues todos sus elementos no pueden explicarse con ninguna razón lógica ni científica.

Fuente: https://ovnisyufos.wordpress.com/2018/05/29/el-incidente-ovni-de-teheran/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *