Las leyendas del Puente del Diablo en Lucca

Las leyendas del Puente del Diablo en Lucca

Borgo a Mozzano es un pueblo situado en el Valle de Serchio, o sea, en la provincia de Lucca, más famoso por la leyenda del Puente del Diablo, cuyo nombre real es Ponte della Maddalena y permite caminar pues de un lado al otro del río Serchio, que rodea la pequeña ciudad.

La estructura del puente es «burro”, lo que le da al puente un carácter particularmente pintoresco, o sea, su perfil es de pestillo y los arcos ofrecen un aspecto particularmente esbelto.

Con el tiempo, muchos se han preguntado cómo fue posible hacerla y mantenerla intacta durante más de mil años de historia y la explicación popular más inmediata obviamente se refería sin duda alguna pues a la intervención de Diavolo, o sea, según muchos, fue el diablo quien realizó el trabajo.

Parece que fue Matilde de Canossa quien encargó su construcción recayendo así en un maestro de obras que estaba particularmente angustiado por los plazos de entrega, pues para muchos se trataba pues de S. Giuliano el Hospitalario.

La ansiedad por la complejidad del puente y los mínimos tiempos de entrega lo convirtieron en una presa fácil para el diablo, transmitido a la gente. Ofreció su ayuda, aprovechando un momento de debilidad., o sea, el puente sería completado por el mismísimo diablo, a cambio del alma de la primera persona que lo cruzara.

El majestuoso puente fue erigido en una noche, se dice, pero el albañil corrió hacia un sacerdote para así confesar su pecado y el hombre de la iglesia propuso tener una cruz bestia primero.

Algunas versiones muestran un cerdo, otras un perro. El Diablo tuvo que contentarse con esa alma y, tras ello enojado por la burla, se arrojó a las aguas del río Serchio, desvaneciéndose para siempre.

Existe una segunda leyenda famosa sobre la obra, o sea, esto está relacionado con el nombre de Lucida Mansi, famosa noble. Hermosa y muy rica, deseaba poder vivir para siempre. Aterrorizada de envejecer, probó cualquier remedio para ralentizar el paso del tiempo, desde descubrimientos alquímicos hasta viajes a viejos sabios.

Una mañana, cuando se despertó, se dio cuenta de la aparición de una arruga en su rostro, o sea, los gritos de su desesperación le helaron la sangre.

Por la noche, mientras caminaba nerviosamente por el Puente del Diablo, conoció a una joven que así le prometió 30 años de juventud. Sin embargo, al final de este tiempo, tendría que entregar su alma.

Llevada al punto más alto del puente, Lucida Mansi vio a la joven transformarse en el Diablo, que la arrojó al Serchio. Las historias aún viven hoy gracias a las tradiciones transmitidas de generación en generación.

Fuente: https://es.italiani.it/leyenda-del-puente-del-diablo-lucca/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *