La bacteria causante de la sífilis se hallaba en América al menos mil años antes de la llegada de Colón

La bacteria causante de la sífilis se hallaba en América al menos mil años antes de la llegada de Colón

Uno de los mayores misterios en la historia de las epidemias es si la sífilis fue introducida en Europa tras el primer viaje de Colón a las Américas.

Ahora, un estudio, liderado por la Universidad de Zúrich (Suiza), ha confirmado la presencia de una de las enfermedades treponematósicas, llamada bejel (enfermedad similar a la sífilis), en Sudamérica así al menos 1.000 años antes de la llegada española.

Su existencia sugiere que la familia bacteriana causante de estas enfermedades ya se había dispersado antes de las expediciones europeas de los siglos XV y XVI.

En el estudio, publicado esta semana en Nature, se ha identificado el genoma más antiguo conocido de Treponema pallidum, bacteria causante de las treponematosis, en restos humanos prehistóricos de Brasil.

Este trabajo, en el que ha participado así la Universidad de València, la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio) y la Universidad Autónoma de Barcelona, contribuye a esclarecer el origen de este grupo de enfermedades, según los autores.

Las treponematosis son enfermedades infecciosas causadas por la bacteria T. pallidum. Mientras que las formas endémicas como el pian y el bejel tienden a limitarse a países en desarrollo, la sífilis persiste como una infección global.

Estas infecciones han resurgido en los últimos años y presentan pues mayoritariamente una resistencia a azitromicina, que se usa como tratamiento alternativo a la penicilina con la consiguiente repercusión para la salud pública.

Los cuatro genomas bacterianos obtenidos y analizados para este estudio se recuperaron pues de restos humanos de aproximadamente 2.000 años de antigüedad, encontrados en una colina funeraria así de la región de Santa Catalina, en Brasil.

Hasta ahora, la identificación de las especies bacterianas que causaron infecciones y epidemias graves en el pasado ha dependido principalmente de evidencias en muestras de material óseo.

En la actualidad, gracias a los recientes avances en los métodos de estudio del ADN antiguo así como el utilizado en este estudio, ha sido posible no solo reconstruir genomas antiguos, sino identificar además la subespecie concreta que causa la infección.

Estos descubrimientos sorprendentes, como la identificación de un agente prehistórico de bejel en un entorno costero de América, destacan el potencial del ADN antiguo más allá de las inferencias basadas en genomas de patógenos modernos o interpretaciones puramente arqueológicas.

Descubrimientos como el que plantea esta investigación demuestran el potencial del estudio del ADN antiguo para avanzar en el conocimiento sobre patógenos modernos. Tanto es así que, analizando uno de los agentes infecciosos encontrados en Brasil se ha descubierto que presenta un parecido tan estrecho a las cepas modernas de bejel (T. pallidum endemicum) que parece que esta subespecie ha permanecido casi inalterada hasta la actualidad.

“Aunque no podemos precisar el momento exacto de estos sucesos, nuestros análisis ayudan a esclarecer cómo debió ser la evolución de dichos patógenos, ya que las bacterias son capaces de transferirse genes de unas a otras (transferencia horizontal de genes o recombinación) y esto afecta a su estructura. Así, este hecho nos permite entender el contacto que han tenido diferentes subespecies de la misma bacteria treponémicas y nos ayuda a comprender su camino evolutivo”, explica Marta Pla Díaz, una de las primeras autoras del estudio e investigadora de la UV y de la Universidad de Basilea (Suiza).

En su tesis doctoral en Valencia, Pla desarrolló métodos para analizar procesos evolutivos tales como la selección y la recombinación y la transferencia horizontal de genes en genomas bacterianos antiguos y modernos, lo que ha facilitado el estudio de datos complejos como los incluidos en este estudio.

“La inclusión de genomas antiguos en los análisis es esencial para entender qué factores y procesos evolutivos actuaron en el pasado y, en el caso de T. pallidum, cómo, cuándo, y ojalá dónde, condujeron a la aparición de un nuevo patógeno causante de una pandemia tan grave como la de sífilis en los últimos cinco siglos”, explica pues el profesor de la Universidad de València Fernando González Candelas, que ha participado en el estudio.

A medida que avanzan las investigaciones y se mejoran las estimaciones, el objetivo de descubrir así los orígenes de la sífilis está un paso más cerca. “El origen de la sífilis es todavía desconocido, pero al menos ahora no tenemos dudas de que las infecciones por bacterias treponemas no eran ajenas a los habitantes de América que vivieron y murieron siglos antes de que llegasen a este continente entonces los primeros exploradores europeos”, añade González Candelas.

Fuente: https://www.agenciasinc.es/Noticias/La-bacteria-causante-de-la-sifilis-se-hallaba-en-America-al-menos-mil-anos-antes-de-la-llegada-de-Colon

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *