El robo de Brink’s-Mat

El robo de Brink’s-Mat

El robo de Brink’s-Mat ocurrió a las 06:40 del 26 de noviembre de 1983 cuando seis ladrones irrumpieron en el almacén de Brink’s-Mat, Unidad 7 del Heathrow International Trading Estate cerca del aeropuerto de Heathrow en el oeste de Londres (Inglaterra) y fue descrito como «el crimen del siglo». 

La pandilla logró entrar al almacén gracias al guardia de seguridad Anthony Black, quien fue cómplice del robo, pues una vez dentro, arrojaron gasolina sobre el personal y los amenazaron así pues con una cerilla encendida si no revelaban los números de combinación de la bóveda. 

Los ladrones pensaron que iban a robar alrededor de £1 millón en pesetas españolas, pues resulta que también encontraron tres toneladas de lingotes de oro puro fuera de la bóveda principal en 6.840 barras en 76 cajas de cartón.

El oro había sido almacenado en el almacén durante la noche antes de ser transferido a Hong Kong al día siguiente. Además, robaron platino, 1.000 quilates de diamantes y 250.000 dólares en cheques de viaje y el valor total de su botín fue de £26 millones (equivalente a £93,3 millones en 2021). 

Dos días después del robo, una pareja vio un crisol candente funcionando en una cabaña en el jardín de la propiedad de un vecino cerca de Bath (Somerset) y ante la sospecha de que estaba relacionado con el robo de lingotes, informaron inmediatamente a la policía.

Llegó la policía y les mostraron la cabaña, pero dijeron que estaba fuera de su jurisdicción y afirmaron así que pasarían la información a la policía responsable de esa zona, o sea, a la pareja nunca se le pidió que declarara ante la policía ni declarara ante el tribunal, o sea, no se ha dado ninguna explicación por la que la policía no dio seguimiento inmediato al aviso. 

La policía pronto identificó que la hermana de Black vivía con Brian Robinson, quien aparecía entonces en los archivos de inteligencia de Flying Squad. 

Black confesó en diciembre de 1983 haber ayudado e instigado a los asaltantes, proporcionándoles pues impresiones de la llave de la puerta principal y dándoles detalles de las medidas de seguridad y además se convirtió en un informante. 

Identificó a su cuñado, Brian Robinson, como uno de los ladrones y diez días después del robo, Robinson y Micky McAvoy fueron arrestados. Anthony Black también fue arrestado por el robo, pero luego resulta que fue absuelto. 

En enero de 1985, las instalaciones de Bath fueron allanadas y se encontró el horno, pero resulta que el ocupante, John Palmer, joyero y comerciante de lingotes, estaba de vacaciones en Tenerife y sus ex socios Garth Chappell y Terrence Patch fueron arrestados.

El repentino movimiento de £13 millones a través de las sucursales del Barclays Bank en el área de Bristol supuestamente llegó a conocimiento del Banco de Inglaterra, que informó a la policía, aunque el Banco de Inglaterra lo negó. 

McAvoy había confiado parte de su parte a sus asociados Brian Perry y George Francis. Perry reclutó a Kenneth Noye, que era un experto en deshacerse del oro, o sea, fundió los lingotes y los reformuló para la venta, mezclándolos con monedas de cobre para disfrazar la fuente. 

Noye fue puesto bajo vigilancia policial y en enero de 1985, se encontró con el detective encubierto John Fordham, vestido con camuflaje y un pasamontañas, en los terrenos de su casa y lo apuñaló 10 veces, lo que provocó la muerte del detective. 

Noye afirmó que había sido atacado y matado a Fordham en defensa propia y en el juicio resultante, el jurado lo declaró inocente de asesinato. Brian Reader también estaba en la propiedad en ese momento y fue juzgado por asesinato, pero fue absuelto. 

En 1986, siete hombres, entre ellos Noye, Reader, Chappell y Patch, fueron juzgados por manejar el oro robado, y Noye fue acusado de planear y controlar la operación para lavar el producto del robo. 

Palmer fue deportado a Gran Bretaña desde Brasil en 1986 y fue juzgado en 1987. En el tribunal, Palmer dijo que no sabía que el oro estaba relacionado con el robo y fue absuelto de todos los cargos. 

Otro sospechoso, John Fleming, estuvo detenido en Miami en 1986 después de haber sido deportado de Costa Rica, a donde había llegado tras una expulsión anterior de España. Posteriormente fue deportado de Estados Unidos al Reino Unido en 1987 y acusado de manejar 840.000 libras esterlinas. A pesar del intento de tres años de interrogarlo, su caso fue desestimado por el tribunal después de 25 segundos al carecer de pruebas concluyentes. 

En 1988, nueve personas, entre ellas Perry, el abogado Michael Relton y la esposa de McAvoy, Kathleen, fueron arrestadas y procesadas por conspiración para manejar bienes robados. 

Relton fue acusado de traer £7,5 millones de contrabando a Suiza y Liechtenstein de regreso al Reino Unido para invertir en el boom inmobiliario de Londres en los Docklands. 

Una décima persona, el promotor inmobiliario Gordon Parry, también fue considerado cómplice de la conspiración, pero inicialmente escapó del arresto. El jurado no logró llegar a un veredicto para Perry, quien se enfrentó a un nuevo juicio. 

Parry fue arrestado en Fuengirola , España, en 1989 y regresó al Reino Unido un año después y acusado de manejar más de £16 millones. Fue a juicio con, entre otros, Perry, la primera esposa de McAvoy, Jacqueline, Patrick Clark y Jean Savage en 1991.

Perry fue acusado de lavar £7,5 millones, Clark y su hijo £4,5 millones y Savage £ 2.5 millones. Se alega que la ex esposa de McAvoy se benefició de una casa que le compró su exmarido y el jurado no logró llegar a un veredicto para McAvoy, pero su casa fue confiscada. 

Anthony Black fue sentenciado a seis años por robo. 

Micky McAvoy y Brian Robinson fueron juzgados en Old Bailey en diciembre de 1984, condenados a 25 años de prisión por robo a mano armada y salieron de prisión en 2000. 

En 1986, Noye fue declarado culpable de conspiración para manipular el oro de Brink’s-Mat, recibió una multa de 500.000 libras esterlinas, más 200.000 libras esterlinas de costas y fue sentenciado a 14 años de prisión y tan sólo cumplió siete años antes de ser puesto en libertad en 1994. 

Chappell fue encarcelado durante diez años por conspirar para manipular bienes robados y multado con 200.000 libras esterlinas y Reader encarcelado durante ocho años. Los tres hombres pues también fueron condenados por conspiración fraudulenta para evadir pagos del IVA . 

Constantino fue declarado culpable de fraude del IVA pero absuelto de conspiración para manipular pues los bienes robados y solo le impusieron una pena de prisión suspendida de 12 meses. 

En julio de 1988, Michael Relton fue declarado culpable de ayudar a blanquear ganancias y encarcelado durante 12 años. Kathleen McAvoy fue declarada culpable de conspirar para manejar el oro robado, pero recibió una sentencia de prisión suspendida de 18 meses. 

En agosto de 1992, Gordon Parry, Brian Perry, Patrick Clark y Jean Savage fueron pues condenados en Old Bailey . Parry fue condenado a diez años de cárcel, Perry a nueve años, Clark a seis y Savage a cinco años y unos meses después de salir de prisión en 2001, Perry fue asesinado a tiros. 

Los intentos de McAvoy de llegar a un acuerdo para devolver su parte del dinero a cambio entonces de una sentencia reducida fracasaron, ya que para entonces el dinero había desaparecido. 

A pesar de una recompensa récord de £2 millones ofrecida por localizar el oro, gran parte de esas tres toneladas de oro robadas nunca han sido recuperadas y solo se encontró pues un millón de libras en oro almacenado en el Banco de Inglaterra. 

En 1996, se pensaba que aproximadamente la mitad del oro, la porción que había sido fundida y luego refundida, había regresado al mercado legítimo del oro, incluidas además las reservas de los verdaderos propietarios, Johnson Matthey. 

Según la BBC, algunos han afirmado que cualquiera que use joyas de oro compradas en el Reino Unido después de 1983 probablemente esté usando Brink’s-Mat y se creía entonces que el resto del oro había sido enterrado y Lloyd’s de Londres pagó un seguro sin precedentes por 26 millones de libras esterlinas. 

En 1995, a 57 personas se les congelaron sus activos, incluidas viviendas y un pozo de petróleo en Kansas, y las aseguradoras habían recuperado 16 millones de libras, incluidos 3 millones de libras de Noye. 

En enero de 1995, el Tribunal Superior ordenó a McAvoy realizar un pago de 27.488.299 libras esterlinas, haciéndolo responsable de la suma total robada. 

A pesar de ser absuelto de robo, en 1995 el Tribunal Superior también ordenó a White que reembolsara los 26 millones de libras robados más 2,2 millones de libras esterlinas en compensación y a su esposa se le ordenó reembolsar 1,1 millones de libras esterlinas.

El juez dijo que estaba satisfecho de que White estuviera involucrado en la planificación del robo, pues en 2004, se habían recuperado £25 millones en total.

El 21 de diciembre de 1983, menos de cuatro semanas después del robo, la policía de Austria arrestó así a cinco hombres, cuatro italianos y un austriaco, en un hotel de Viena recuperando diez lingotes de oro con la marca de la refinería y números de serie de lingotes robados en el robo de Brink’s-Mat. 

Según el portavoz de la policía, los lingotes eran falsificaciones de tungsteno recubiertos de oro y, por lo tanto, no podían ser lingotes de oro robados a Johnson Matthey.

Dijo que los hombres arrestados planeaban afirmar fraudulentamente que eran pues parte del robo de Heathrow y no se dio ninguna explicación sobre cómo obtuvieron los falsificadores los números de serie de las barras no publicados, ni sobre el posible beneficio de falsificar propiedad robada de esta manera. 

Fuente: https://en-m-wikipedia-org.translate.goog/wiki/Brink’s-Mat_robbery?_x_tr_sl=en&_x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es&_x_tr_pto=sc

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *