Incidente del paso Diátlov

Incidente del paso Diátlov

Después de 60 años del extraño hecho ocurrido en el paso Dyatlov, uno de los misterios más sonados de la historia de Rusia, siguen siendo noticia los nuevos análisis e investigaciones donde resulta pues que se mezcla lo paranormal con las teorías de la conspiración, han tenido cabida todo tipo de explicaciones.

El día 23 de enero de 1959, un grupo de jóvenes, dos mujeres y ocho hombres, casi todos estudiantes o profesionales graduados del Instituto Politécnico de los Urales, se congregaron en Ekaterimburgo con la finalidad de comenzar un viaje para escalar, acampar y practicar el esquí en los Montes Urales y escalar el monte Gorá Otorten de 1.234 metros de altura.

Los integrantes del grupo eran:

  • Ígor Dyatlov, 23 años. Era estudiante de Ingeniería de Radio. También era el líder del grupo.
  • Liudmila Dubínina, 20 años. Estudiante de Economía Industrial de la Construcción. Una de las dos mujeres que integraban la expedición.
  • Zinaída Kolmogórova, 22 años. Era estudiante de Ingeniería de Radio y la segunda mujer integrante del grupo.
  • Aleksandr Kolevátov, 24 años. Estudiante de Física Nuclear.
  • Yuri Krivoníschenko, 23 años. Estudiante de Ingeniería de Construcción e Hidráulica.
  • Rustem Slobodin, 23 años. Ingeniero mecánico.
  • Yuri Doroshenko, 21 años. Estudiante de Ingeniería de Radio.
  • Aleksandr Semión Zolotariov, 38 años. Era el mayor de grupo y el guía de la expedición. Veterano de la II Guerra Mundial y estudiante de Ingeniería Militar.
  • Nikolái Thibeaux-Brignolles, 23 años. Era ingeniero en la especialidad de Construcción Civil. Este chico era bisnieto de un francés que se mudó a los Montes Urales en el año 1880. ​
  • Yuri Yudin, de 21 años. Fue el único que sobrevivió. Murió el 27 de abril del año 2013.

Un último integrante llamado Nikolái Popov se retiró de la excursión antes que esta comenzara. Todos los integrantes del proyecto eran excursionistas experimentados y tenían conocimientos de supervivencia y la ruta que eligieron para su viaje fue de categoría III, considerada la más difícil.

El día 25 de enero de 1959 el grupo llegó a la ciudad Ívdel, pues desde ese lugar irían hasta un pequeño pueblo llamado Vizhai, que los llevó un camionero donde descansaron un día y finalmente el 27 de enero comenzó el viaje con destino a la primera parada en el monte Otorten.

Al día siguiente, Yuri Yudin, uno de los integrantes de la expedición, se sintió seriamente afectado por una lumbalgia que lo había estado molestando desde una excursión anterior.

El problema de espalda se hizo sentir cuando cargó su equipamiento de viaje, por lo que tuvo entonces el despedirse de sus compañeros y regresar, lamentando mucho no poder realizar la expedición, puesto que en esas condiciones no podía emprender un viaje tan exigente.

De esta forma el grupo quedó conformado por nueve personas y años después Yuri Yudin declaró: “Si yo pudiera hacerle una única pregunta a Dios sería: ¿Cómo murieron mis amigos?”.

De acuerdo a unos diarios y a unos rollos de fotos que se encontraban en las cámaras que se lograron así rescatar en el lugar del incidente, el 31 de enero el grupo llegó al lugar donde se prepararían para llevar a cabo la segunda etapa del viaje.

Resulta curioso que en este sitio tomaron fotos donde aparecían contentos y entusiasmados donde así prepararon los equipos y dejaron todo arreglado para dar inicio a la segunda parte de la excursión.

El 1 de febrero comenzaron a escalar el paso y según investigaciones posteriores se concluye así que el grupo pretendía atravesar el paso para llegar a un campamento que se encontraba asíal otro lado de la montaña, sin embargo, el tiempo empeoró y debido al temporal se desviaron del trayecto y comenzaron a caminar hacia el oeste.

Así llegaron a la cumbre de la montaña Jólat Siajl que se encuentra en la zona noroccidental de la cadena montañosa donde acamparon y decidieron esperar a que el clima mejorara para luego continuar, o sea, y hasta aquí se tienen evidencias ciertas de lo que habían vivido estos nueve exploradores.

Ígor Dyatlov, uno de los integrantes y líder de la expedición había acordado previamente comunicarse, a través de un telegrama, con el club deportivo de la universidad desde el pueblo Vizhai (que fue su punto de partida) una vez que retornaran del viaje.

La fecha acordada era el 12 de febrero, sin embargo, ese día no se supo nada de los excursionistas pues los días pasaron sin ninguna noticia del grupo y el 18 de febrero los familiares y amigos decidieron pedir ayuda a la universidad.

El 20 de febrero un grupo de voluntarios conformado por estudiantes y profesores comenzaron entonces a buscarlos con resultados infructuosos y después de pasados tres días militares y policías se suman a la búsqueda.

Tras levarse a cabo esto, se reinició la búsqueda y en un vuelo realizado por la zona, el día 26 de febrero se logra ver restos del campamento abandonado en la cima del monte Jólat Siajl.

La carpa encontrada estaba en muy malas condiciones, tenía pues pequeñas y grandes rasgaduras en los costados, cortes hechos desde el interior de la tienda de campaña, como si no hubiesen tenido tiempo de abrir el cierre.

Las pertenencias de los excursionistas estaban dentro, incluso sus zapatos y botas, pues cerca de la tienda se pudieron identificar un grupo de huellas que se dirigían a un bosque cercano y a pesar así de que estas señales se perdieron a pocos metros, el equipo de investigación se adentró en el bosque en busca de los integrantes de la expedición.

Al comienzo del bosque, cerca de un gran pino, encontraron restos de una hoguera y los cadáveres de dos integrantes del grupo: Yuri Doroshenko y Yuri Krivoníschenko, ambos chicos desnudos, solamente con la ropa interior puesta, o sea, se encontraban tumbados sobre su espalda con la mirada perdida en el cielo.

En el pino encontraron restos de piel y sangre y algunas ramas cercanas al suelo partidas, pero además los cuerpos de los chicos presentaban marcas y raspaduras en los rostros y antebrazos. El rastro de la piel encontrado en el árbol hizo pensar que trataron fallidamente de trepar.

A una distancia relativamente cerca, en el mismo bosque, encontraron a otros 3 montañeros muertos, que estaban bastante separados unos de otros; el primer fallecido fue Zinaída Kolmogórova (a 300 metros del pino donde se hallaron los dos primeros cuerpos), después Rustem Slobodin (a 480 metros del pino) e Ígor Dyatlov (a 630 metros).

Según las fotografías, el cuerpo de Ígor Dyatlov fue encontrado sobre su espalda, con la mirada fija en el cielo, al igual que Yuri Doroshenko y Yuri Krivoníschenko, y los brazos sobre el pecho, aunque según otras versiones aseguran que tenía asida una gran rama en las manos como si se estuviera defendiendo así de algo.

Rustem Slobodin fue encontrado boca abajo con quemaduras en la cara y Zinaída Kolmogórova con unas quemaduras en las manos y cara, su cuerpo fue encontrado en posición lateral, además los tres cadáveres estaban vestidos pero descalzos.

Aún faltaban cuatro personas que no aparecían, o sea, fueron buscados por 2 meses sin resultado y el 4 de mayo encontraron estos cuerpos, enterrados a cuatro metros de profundidad bajo la nieve, o sea, en un barranco perdido dentro del bosque, a una distancia aproximada de 75 metros de donde estaban los dos cuerpos que se encontraron primero.

Este hallazgo fue aún más aterrador, o sea, el cuerpo de Semión Zolotariov estaba en el barranco con las cuencas de los ojos vacías. Lyudmila Dubínina estaba de rodillas, con el pecho apoyado sobre una roca, sin lengua y también con las cuencas de los ojos vacías, además, le faltaban parte de los labios y tejido facial. Nikolái Thibeaux-Brignolle y Aleksandr Kolevátor estaban juntos chocando sus espaldas.

Los cuatro tenían ropas y algunos de ellos estaban calzados, o sea, se cree que tomaron la ropa de sus compañeros después que estos fallecieron.

Las fotos y diarios escritos permitieron reconstruir los hechos del viaje hasta el lugar donde fueron así encontrados y la autopsia de los primeros cinco cuerpos encontrados reveló que ninguno presentaba lesiones mortales.

Solo el cadáver de Rustem Slobodin presentaba una fisura en el cráneo y Zinaída Kolmogórova un golpe en el costado, ambos presuntamente producto de un golpe con un objeto romo.

Sin embargo, la versión oficial de los resultados de la investigación sobre la muerte de los excursionistas fue que murieron de hipotermia, tanto los dos rusos desnudos que encontraron primero como los otros tres que estaban a corta distancia de ellos.

La autopsia de los cuatro cadáveres que encontraron después de dos meses de búsqueda, reveló así que todos tenían lesiones mortales en sus cuerpos.

Lyudmila Dubínina tenía fractura en su cuello y en las costillas, y Semión Zolotariov también tenía fractura de costillas y los otros dos cuerpos presentaban fracturas en el cráneo.

La causa de muerte que arrojó el informe preliminar oficial fue pues “fallecimiento por politraumatismo producto de causas indeterminadas”, o sea, que oficialmente se declararon muertos por hipotermia a tres excursionistas y por accidente en la montaña al resto.

Un dato importante es que consiguieron restos de radioactividad en las ropas de algunos de ellos y también es curioso el testimonio de los familiares después de los funerales, que afirmaron pues que los cuerpos se tornaron de un color extrañamente oscuro.

Después del entierro el caso se dio por cerrado y el paso Dyatlov se clausuró por al menos tres años, o sea, en mayo de 1959 se declaró que la causa de las muertes fue “una fuerza desconocida que entonces los excursionistas no pudieron superar” y en el cementerio Mikhajlov de Ekaterimburgo existe hoy en día un monumento en honor a los nueve excursionistas.

Monumento en honor a las nueve víctimas

El incidente del paso Dyatlov ha dado origen a una gran cantidad de teorías y especulaciones desde el mismo momento en que aconteció y entre ellas destacan:

Una de las teorías que se manejaba era que los excursionistas murieron a causa de un ataque de una tribu local llamada Mansi, o se, esto explicaría la forma en que abandonaron la tienda de campaña y las lesiones de muchas de las víctimas. Sin embargo, el pueblo Mansi era pacífico y no se encontraron evidencias de otras huellas en los alrededores.

Una vez descartada la idea del ataque Mansi, se manejó la tesis de atacantes no humanos, o sea, esta teoría explicaría el daño en el rostro de Dubinina, aunque la visita de carroñeros tras su muerte también podría explicar esto, pues en 2014, Discovery Channel sacó un documental que apoyaba esta tesis, se tituló El Yeti ruso: las vidas del asesino.

El explorador estadounidense Mike Libecki investigó el caso 55 años después de la tragedia y dijo tener pistas de que los excursionistas no estaban solos, incluso afirma tener una fotografía que muestra a este extraño ser (el Yeti) en las montañas.

El tono de la piel de las víctimas y el hecho de haber encontrado radiación en la ropa que tenían puesta algunos de ellos parecen reforzar la teoría de que habrían sido entonces asesinados por algún tipo de arma radiactiva que quizás estuviera probando el gobierno de la Unión Soviética en ese lugar.

Otro argumento que respalda esa hipótesis es que otros excursionistas que se encontraban pues en las montañas dicen haber visto extrañas luces en el cielo cerca de Kholat Syakhl en esos días, lo que puede ser interpretado como explosiones en la distancia.

Las explosiones (según esta teoría) fue lo que causó que salieran en esas condiciones de la tienda de campaña. Lev Ivanov, líder de la investigación del caso Dyatlov, aseguró en 1990 a un periódico kazajo que las luces tenían relación directa con el fallecimiento de los excursionistas.

Las extrañas luces vistas por otros excursionistas en otros puntos de la montaña también es un fuerte indicio para muchos de que (en lugar de ser experimentos del gobierno de la Unión Soviética) se trataba de seres de otros mundos.

En 2011, la serie History Channel Ancient Aliens, dedica un capítulo al paso Dyatlov titulado Zonas del mal, presentando la hipótesis de que pudieron ser alienígenas quienes causaran la muerte de las víctimas.

La hipótesis del vórtice fue popularizada debido a un libro llamado Dead mountain, que fue publicado en 2013 por Donnie Eichar y según esto, los exploradores fueron víctimas de ataques de pánico por lo cual salieron huyendo de la tienda de campaña inadecuadamente vestidos y en medio de una tormenta que les impidió encontrar el camino de regreso. 

Otra explicación que se manejó, sobre todo a nivel de las autoridades del país, fue la de una avalancha, o sea, el sonido producido pudo advertir del peligro y hacerlos huir de esa forma y así también explicaría las serias heridas infligidas al último grupo de excursionistas encontrado.

Sin embargo esta teoría desató rápidamente controversias, pues no había señales de avalanchas recientes en la región y los árboles no presentaban signos de daños.

El fenómeno del “desnudo paradójico” produce en el afectado una alteración mental que lo hace sentir un golpe de calor extremo e inducirlo a quitarse toda la ropa en temperaturas de frío extremo.

Algunos montañistas han muerto víctimas de este trastorno y es entonces una de las teorías expuestas en un artículo de la revista International Science Times sobre la posible explicación a las muertes de todos los excursionistas.

Otras teorías bastante discutidas y aceptadas por muchos:

  • Fueron confundidos con unos fugados de un Gulag (campos de trabajos forzados) cercano.
  • Murieron debido a los vientos catabáticos. También llamados vientos de otoño, pueden volverse huracanados y soplar a más de 100 Km/h.
  • Estuvieron afectados por una repentina alteración gravitacional en el sitio.
  • Estuvieron afectados por una tormenta eléctrica.
  • Se intoxicaron con humo. Fue otra tesis ya que en una de las fotos se ve un tubo de escape de metal. La teoría es que usaron una estufa que pudo haber prendido fuego en la tienda mientras dormían.
  • Intoxicados por ingerir hongos alucinógenos.

Los documentos se desclasificaron con la caída de la Unión Soviética y muchos investigadores accedieron a ellos para conocer los detalles que pudieron ser censurados años atrás , o sea, Anatoli Guschin fue uno de los primeros investigadores en darse cuenta que faltaban algunas hojas de los archivos originales.

Así mismo desaparecen parte de las evidencias encontradas en las tiendas de montaña en el rastro pues dejado por los excursionistas a través de fotos y diarios.

En febrero 2019 las autoridades rusas abrieron el caso nuevamente para dar una explicación del paso del diablo y acabar con las leyendas donde el portavoz del fiscal general, Alexander Kurennoi, dejó claro que solo se considerarían tres teorías: una avalancha, un huracán o una losa de nieve.

Al final se dictaminó que la muerte fue provocada por una avalancha, o sea, que esta declaración volvió a generar polémicas y las diferentes hipótesis se reactivaron nuevamente.

En el año 2020 el gobierno ruso hizo un vídeo que fue transmitido a través de la televisión, para poder así comunicar que tenían el caso Dyatlov resuelto. La posición oficial fue la misma del 2019: la avalancha.

En el año 2021 una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo ha revelado un estudio donde se analiza, a través de un modelo de simulación, la forma en que un fenómeno conocido como avalancha de losa puede explicar algunas de las lesiones presentadas por las víctimas que hasta ahora no se habían podido aclarar.

El director de Simulación de Nieve y Avalanchas Johan Gaume (Suiza) y Alexander Puzrin (Rusia), profesor especializado en deslizamientos de tierra, junto con otros científicos, estudiaron el caso y desarrollaron un modelo para simular la manera en que el corte en la ladera que hicieron los excursionistas para montar la tienda de campaña, provocó una avalancha que ocurrió horas después y dejó pocos rastros en el sitio. A pesar de estos estudios Puzrin afirma:

«La verdad, por supuesto, es que nadie sabe realmente qué sucedió esa noche. Pero proporcionamos una fuerte evidencia cuantitativa de que la teoría de la avalancha es plausible».

Fuente: https://www.cinconoticias.com/paso-dyatlov/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *