El misterio de la montaña de Untersberg

El misterio de la montaña de Untersberg

Situada en los Alpes alemanes, la leyenda negra de la montaña se remonta a los primeros pobladores de la zona, y desde entonces el misterio que la rodea, que aumenta pues cada vez que una nueva persona desaparece en sus inmediaciones, ha sido investigado por toda clase de profesionales, desde científicos hasta amantes de las ciencias ocultas.

Y es que se cree que el misterio de Untersberg no se ciñe únicamente a montañeros que se pierden para no dejar rastro, sino que lo realmente inquietante es el rastro que sí dejan.

En 1987, tres amigos montañeros que ignoraron todas las advertencias de los lugareños se adentraron en las cavernas que rodean la montaña maldita, pues era verano y las condiciones metereológicas entonces eran apropiadas para la exploración.

Pero tras días sin contacto, los familiares de los tres hombres alertaron a las autoridades para que llevaran a cabo las tareas de búsqueda que concluyeron siguiendo la pista de los amigos a la montaña donde esta desaparecía abruptamente al llegar a las cavernas.

Tras unas semanas de búsqueda las autoridades decidieron darles por desaparecidos, ya que resulta que era imposible realizar entonces una nueva búsqueda debido a las casi inaccesibles cuevas del interior de la montaña.

Como consecuencia de ello, los familiares de los desaparecidos se hicieron a la idea de que no volverían a ver a sus seres queridos y lo realmente inquietante es lo que ocurrió tres meses después de dejar de llevar a cabo la busqueda.

Uno de los familiares recibía una llamada desde el consulado alemán en Egipto donde les dijeron que los tres hombres estaban sanos y salvos, pues cuando se les preguntó dónde habían pasado esos tres meses y cómo habían recorrido 3000 kilómetros sin pasaporte, los tres hombres admitieron que no recordaba absolutamente nada de lo sucedido.

Según su testimonio estaban por entrar a las cuevas de Untersberg y lo siguiente que recuerdan es que se encontraban en un barco navegando por el Mar Rojo, sin tener ninguna pista de cómo habían llegado así hasta allí.

Una vez se recuperaron de la impresión de haber recorrido esa distancia, les esperaba la sorpresa de que habían tardado tres meses en hacerlo, sin que ellos tuvieron un solo recuerdo de esos 90 días.

Y es que aunque Untersberg sea un sinónimo de desaparición, no lo es de muerte, o sea, son muchos los amantes de lo oculto que afirman que bajo la montaña se encuentra una serie de portales que ayudarían a recorrer grandes distancias por el interior de la tierra, y que otros muchos portales llevan a lugares que aún no podemos ni empezar a describir.

Grandes figuras históricas han intentado desentrañar el misterio de Untersberg. Pues desde el emperador Federico Barbarroja a Carlomagno, y según la leyenda ambos reposan en el interior de la montaña y listos para ser despertados por aquellos que consigan encontrarlos.

El dictador Adolf Hitler, muy amante de lo sobrenatural, mandó construirse una casa en la montaña más cercana a Untersberg, para poder contemplarla sin riesgo de desaparecer él mismo.

En 1992 el Dalai Lama visitó la montañala que tras pasear a solas por sus inmediaciones, volvió al Tibet alegando que la montaña era realmente, y estas fueron sus palabras exactas, un dragón durmiente, un lugar muy poderoso en energía.

Pero claro, la ciencia debe imponerse a la superstición, y para acabar con su leyenda negra se organizó en 2008 una gran expedición a sus cavernas que pretendía zanjar el tema de que algo extraño sucedía en esa montaña.

Tras un descenso de más de un kilómetro, la expedición tuvo que darse la vuelta, o sea, una vez llegaron al fondo se abrían ante ellos más de 800 nuevos pasadizos y los exploradores concluyeron así que harían falta décadas para empezar a mapear el interior de la montaña y ellos no estaban preparados pues para perderse ahí dentro.

Fuente: https://www.canalcosmo.es/programacion/cosmo/noticias/el-misterio-de-la-montana-de-untersberg

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *