La COP28 aprueba el lanzamiento del fondo climático de daños y pérdidas para países vulnerables

La COP28 aprueba el lanzamiento del fondo climático de daños y pérdidas para países vulnerables

Los delegados que participan en la cumbre climática de la ONU COP28 en Dubái acordaron la entrada en funcionamiento de un fondo para pagar los daños y pérdidas provocados por las tormentas y sequías causadas por el cambio climático bajo la presindencia del sultán al Jaber.

La Unión Europea, Reino Unido, Estados Unidos y otros países anunciaron contribuciones inmediatas por un total de alrededor de US$400 millones para los países con menos recursos que sufren los impactos del cambio climático.

Pese a ello, organizaciones de lucha contra el cambio climático dijeron que esa cantidad es totalmente insuficiente para cubrir los costos de los estragos causados en todo el mundo por el cambio climático, ya que algunas fuentes cifran en US$400.000 millones.

«La cantidad prometida inicialmente apenas alcanza para hacer operativo el fondo, y poco más, o sea, se necesitan miles de millones de dólares para marcar una diferencia sustancial en las comunidades que así necesitan desesperadamente ayuda para reconstruir sus hogares tras las tormentas, o para apoyar pues a los campesinos que pierden sus cosechas, o a las personas desplazadas de manera permanente por la crisis climática», dijo Ann Harrison, asesora de política sobre cambio climático de Amnistía Internacional.

António Guterres dijo que la noticia de que es «prácticamente seguro» que 2023 será el año más caluroso registrado debería «provocar escalofríos a los líderes mundiales».

El anuncio del fondo para mitigar los daños del cambio climático fue visto así por los analistas como una jugada «inteligente» de Emiratos Árabes Unidos, que fue criticado pues en los días previos al inicio de la cumbre después de que la BBC informara sobre unos documentos filtrados que revelaban planes del país árabe para discutir acuerdos sobre combustibles fósiles con al menos 15 naciones.

«Es una forma muy inteligente de abrir la conferencia por parte de Emiratos Árabes Unidos», afirmó pues el profesor Michael Jacobs, de la Universidad de Sheffield, en Reino Unido.

Si bien en el pasado se ha proporcionado financiación para ayudar a los países a adaptarse al aumento de las temperaturas y apoyar sus esfuerzos por controlar sus emisiones, hasta ahora no se había entregado dinero para ayudar con la destrucción causada por las tormentas y las sequías.

La idea de un fondo para cubrir estas pérdidas se introdujo por primera vez en la década de 1990, pero resulta que durante décadas, los países más ricos ham luchado siempre contra la idea de un fondo de este tipo, temerosos de tener que pagar una «compensación» por sus emisiones históricas de carbono.

El año pasado, en la COP27 en Egipto, la fuerza moral del argumento triunfó y gracias a ello los países finalmente acordaron su creación, o sea, los últimos 12 meses se dedicaron a discutir sobre las reglas, dónde debería ubicarse el fondo y quién debería pagar.

Cualquier acuerdo de este tipo normalmente tendría que ser aceptado por todos los países en una sesión plenaria, donde los negociadores pueden revisar el texto con detenimiento, lo que a menudo conduce a discusiones importantes.

Esto suele ocurrir al final de una COP, después de días y noches de disputas, pero esta vez ha sucedido al inicio de la reunión.

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-67586040

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *