El Códice Sinaítico

El Códice Sinaítico

El Códice Sinaítico o Codex Sinaiticus es un manuscrito uncial del siglo IV de la versión griega de la Biblia, escrito en scriptio continua entre los años 330 y 350.

Fue descubierto en 1848 por un joven alemán llamado Tischendorf en el convento Santa Catalina del monte Sinaí, o sea, en 1844, comenzó un viaje por el Cercano Oriente en busca de manuscritos bíblicos.

Mientras visitaba el monasterio de Santa Catalina en el monte Sinaí, tuvo oportunidad de observar una cesta de basura que contenía algunas hojas de pergamino, la cual iba a ser usada para alimentar el fuego de la estufa.

Al examinarlas, comprobó que se trataba de una copia de la Versión Septuaginta del Antiguo Testamento y al darse cuenta de ello, Tischendorf logró retirar de la cesta no menos de 43 hojas, mientras los monjes casualmente le comentaban que … ¡dos cestas iguales acababan de ser quemadas en la chimenea!.

Momentos más tarde, cuando le mostraron otras porciones del mismo códice (contenía todo Isaías y el libro cuarto de Macabeos), él advirtió a los monjes que tales cosas eran demasiado valiosas para tener así que alimentar el fuego.

Con las 43 hojas que se le permitió retener, las cuales contenían porciones del Primer Libro de Crónicas, Jeremías, Nehemías y Esther, hizo una publicación en 1846, nombrando tales documentos como el códice Federico Augustanus.

En 1853, Tischendorf volvió a visitar el monasterio con la esperanza de hallar otras porciones del mismo manuscrito pero en esta ocasión no tuvo suerte ya que los monjes fueron más cautelosos.

En el año de 1859, los viajes llevaron a Tischendorf nuevamente al Monte Sinaí, esta vez bajo los auspicios del Zar de Rusia, Alejandro II y el día anterior a su partida, Tischendorf presentó entonces así al abad del monasterio una copia de la edición de la Septuaginta que recientemente había publicado en Leipzig.

Fue entonces cuando el abad le comentó que él también poseía una copia similar; y acto seguido, sacó de su armario un manuscrito envuelto en una tela roja, o sea, se trataba del Códice Sinaítico que no solo estaba la mayor parte del Antiguo Testamento, sino que el Nuevo Testamento se encontraba completo, intacto y en excelente estado de preservación, con la adición de dos trabajos cristianos del siglo II: La Epístola de Bernabé y una extensa porción del Pastor de Hermas, conocido hasta entonces sólo por su título.

La siguiente mañana, Tischendorf trató sin éxito de comprar el manuscrito y luego, pidió permiso para llevarse el documento a El Cairo a fin de estudiarlo, pero tampoco le fue concedido.

Más tarde, mientras se encontraba en El Cairo, lugar donde los monjes también tenían pues un pequeño monasterio, Tischendorf solicitó al superior del mismo, para que éste mandara por el manuscrito.

El superior aceptó con la condición de que se intercambiaran mensajeros beduinos, los cuales traerían y devolverían el manuscrito cuaderno por cuaderno (ocho a diez hojas por vez), mientras Tischendorf pues procedía a copiarlo.

Teniendo por copistas a dos alemanes que se encontraban en El Cairo, un farmacéutico y un bibliotecario, que tenían conocimientos del griego, y bajo la cuidadosa supervisión de Tischendorf, éste comenzó pues su trabajo de transcribir las 110.000 líneas del texto, el cual terminó en un lapso de dos meses.

La próxima etapa de negociaciones, fue entonces que Tischendorf sugirió que sería muy ventajoso para ellos hacer un apropiado regalo al Zar de Rusia, cuya influencia como protector de la iglesia griega ellos deseaban, y… ¿cuál podría ser mejor regalo que el viejo manuscrito?

Después de largas negociaciones, el precioso códice fue entregado a Tischendorf para su publicación en Leipzig y para presentarlo al Zar en nombre de los monjes.

La publicación definitiva del códice fue hecha en el siglo XX por la Universidad de Oxford y luego tras la revolución rusa, al no estar interesada la Unión Soviética en la Biblia, y por necesidades económicas, pues negociaron la venta de parte del manuscrito (347 páginas) al Museo Británico entonces por unas 100.000 libras esterlinas, cantidad que fue pagada por mitades entre el Gobierno inglés y una suscripción popular, de individuos y congregaciones en Inglaterra y Estados Unidos.

Al finalizar el año 1933, la parte del manuscrito vendida al Gobierno inglés fue depositada en el Museo de Londres, donde permanece hasta hoy en día.

En la actualidad el conjunto de hojas que componen el códice sinaítico se encuentran repartidas entre el Monasterio de Santa Catalina, la Biblioteca Británica (en este lugar se encuentra la mayor parte; 347 pag de las 400 totales), la Biblioteca de la Universidad de Leipzig (Alemania), y la Biblioteca Nacional de Rusia en San Petersburgo.

Los monjes ortodoxos griegos pensaban que habían perdido el manuscrito, pero en 1975 descubrieron una docena de sus páginas en una habitación olvidada, enterrada tras un derrumbamiento, o sea, estos monjes conservan enmarcada una copia de la nota dejada por Tischendorf prometiendo devolver así el manuscrito.

En diciembre de 2006 se publicó que el código sinaítico podría consultarse en internet a partir del año 2009 y al hallarse sus fragmentos divididos en varias bibliotecas del mundo, se firmó así en Londres un documento de reunificación, proceso que se haría con tecnología digital.

Fuente: https://web.espejodelevangelio.com/codice-sinaitico/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *