La maldición del Teatro Romea de Murcia

La maldición del Teatro Romea de Murcia

El sortilegio lanzado sobre estos terrenos hablaba de que estarían malditos y atraerían desgracias hasta que se produjeran tres grandes catástrofes, tres grandes incendios que se producirían con el teatro lleno de gente, aunque nunca se habló de fechas concretas.

La primera catástrofe sería una advertencia y que no habría muertos; la segunda, por contra habría un muerto; mientras que el tercer y último incendio sería el colapso del edifico, reduciéndolo a cenizas y muriendo todas las personas que estuvieran en su interior.

Creamos en este tipo de leyendas o no, lo cierto y verdad es que ya se han producido dos incendios a lo largo de la historia del edificio: el 8 de febrero de 1877 y el 10 de diciembre de 1899 los cuales resulta el hecho de que reproducen a la perfección los hechos relatados en la leyenda.

En el primer incendio y según el diario La Paz de Murcia, las causas del siniestro fueron unas bengalas mal apagadas de la función del dramaturgo murciano Ricardo Sánchez Madrigal.

El segundo, por su parte, en una noche lluviosa que ayudó a que el teatro estuviera lleno de gente, se da la coincidencia de que la obra que se estaba representando el era Jugar con Fuego.

En el preludio del tercer acto de la obra El Anillo de Hierro y debido pues a la combustión de una mantas producidas por el mal estado del tendido eléctrico del escenario, se generó un incendio que pudo haber acabado con la vida de cientos de personas de no ser porque el Maestro Mirete coordinó las labores de desalojo del edificio.

Mucho se habla de los incendios pero ¿y si la maldición se refiere a catástrofes en general? De ser así ya los tres incidentes se habrían producido.

Corrían las 8.30 horas de la mañana del miércoles 13 de abril de 1910 y, sin motivo aparente, el techo del teatro se desplomó sin causar daños personales, aunque el lienzo que decoraba el techo de los maestros pintores Latorre y Medina Vera tuvo que ser restaurado.

Estas circunstancias tan extrañas, la tradición popular las relacionó con las palabras promulgadas por el monje dominico y el temor de que el teatro sea pasto de las llamas ha llegado hasta nuestros días.

El tercero aún no se ha producido, se dice que debido a la leyenda negra que se respira por los pasillos del Romea, en todos los eventos se dejan sin vender una o dos entradas para que así el aforo del teatro nunca esté completo.

Fuente: https://murciaplaza.com/el-salto-del-usero-de-bullas-sera-el-quinto-monumento-natural-de-la-region

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *