Loki y las manzanas de la eterna juventud

Loki y las manzanas de la eterna juventud

Loki es ciertamente un personaje inquietante dentro de la mitología nórdica, o sea, malvado y también pendenciero en la mayoría de las leyendas que hablan sobre él, no se puede dejar a un lado que también ayudó a los dioses en importantes ocasiones, como, por ejemplo, cuando entregó a Thor el Mjolnir, el martillo que llegó a convertirse en una de las armas más poderosas de entre las que portaban pues los residentes en Asgard.

Cuenta la leyenda que, en cierta ocasión, Loki fue capturado por un gigante de nombre Thiazi, el cual le puso como condición para su liberación su intercambio con la diosa Idunn, guardiana de unas manzanas de oro capaces de proporcionar a los dioses la eterna juventud.

Loki accedió y se dispuso a idear un plan para lograrlo, pues cuando ya lo tuvo todo pensado, procedió.

Su primer objetivo fue conseguir que la diosa abandonara la seguridad que le proporcionaban pues las murallas del reino de Asgard y para ello le pidió encarecidamente que lo acompañara fuera para examinar unas manzanas que decía haber encontrado. Idunn, por su parte, siempre llevaba sus manzanas doradas consigo.

Su segundo objetivo se cumplió sin dificultades una vez que la diosa estuvo fuera del reino y así, Thiazi, convertido en águila, la atrapó entre sus garras y así la llevó hasta su guarida.

Pronto se dieron cuenta de la ausencia de Idunn pues comenzaron a debilitarse, a envejecer, o sea, por ello, comprendiendo rápidamente que la vida en ellos se iba desvaneciendo, convocaron una reunión de urgencia para rescatar a la diosa lo antes posible.

En cuanto descubrieron que el último que había estado con Idunn antes de su desaparición había sido Loki, le exigieron que la trajera de vuelta bajo amenaza de muerte y entonces Loki tuvo que ponerse de nuevo a planear sobre cómo deshacer el daño causado.

Convertido en halcón gracias a la diosa Freyja, voló hasta la morada de Thiazi. Allí encontró a Idunn y, convirtiéndola en una pequeña nuez, la llevó de vuelta a Asgard.

Poco después tuvo que enfrentarse con Thiazi que, al descubrir que la diosa faltaba, volvió de nuevo a transformarse en águila y alcanzó tal velocidad que a punto estuvo de atrapar a Loki antes de que éste penetrara dentro del reino de Asgard.

Aquí esperaban los dioses que, cuando el águila ya se encontraba prácticamente sobre Asgard, resulta que prendieron una gigantesca hoguera que atrapó a Thiazi sin que pudiera hacer nada para evitarlo.

De esta manera pudo Loki enmendar, una vez más, su actuación y volver a contar con el apoyo de los dioses.

Fuente: https://sobreleyendas.com/2011/01/31/loki-y-las-manzanas-de-la-eterna-juventud/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *