La leyenda del autobús fantasma.

La leyenda del autobús fantasma

Esta leyenda ocurre en la carretera que conduce de la ciudad de Toluca a la ciudad de Ixtapan de la Sal, en México y para ir entre estas dos ciudades, antes era obligado transitar por una carretera bastante sinuosa y peligrosa, que bordea un precipicio sumamente profundo.

La historia cuenta que un autobús partió de Ixtapan de la Sal con rumbo de Toluca, o sea, el viaje era de lo más normal y por la noche, pues muchos de los pasajeros habían hecho ese viaje muchas veces.

El autobús inició el viaje lleno, subió por la cuesta sin problemas, comenzó a llover y tras llegar al punto más alto inició el descenso a través de las curvas de Calderón, un tramo de carretera, en el cual las curvas son sumamente cerradas y peligrosas donde hay un puente.

En ese puente habían ya pasado accidentes muy fuertes y muchos de ellos mortales, pues entonces así el autobús inició su descenso, con lluvia y pavimento mojado. De repente los pasajeros se percataron de que el autobús estaba ganando velocidad y se asustan, ya que el conductor se da cuenta de que están así fallando los frenos.

El autobús se precipitó al vacío, donde muchos pasajeros murieron; el autobús se incendió y en poco tiempo fue consumido por las llamas, pues nadie escuchó los gritos de los pocos pasajeros que pidieron ayuda.

A partir de esa fecha y por las noches, se dice que si te encuentras en la carretera de Ixtapan de la Sal, con rumbo a Toluca por la noche, y le haces la parada a un autobús, es posible que sea este autobús número 40 el que se pare y te abra la puerta.

Al abordarlo notarás que es un autobús antiguo, en buenas condiciones, pero entonces uno se percata de que aún cuando va lleno, con personas de pie, hay siempre un lugar vacío, o dos o tres, siempre pues de acuerdo con el número de personas que le hacen la parada y lo abordan.

Además, a pesar de la hora nadie va dormido, mujeres hombres y niños van despiertos, pero nadie habla, ni siquiera los niños, es un silencio pesado, además todos van bien arreglados ¿Por qué?

Nadie sabe, entonces el cobrador inicia pocos minutos a revisarlos, preparas el costo de tu pasaje pero, jamás pasa a tu lugar para solicitar el costo, pero piensas que al bajar en la Terminal pagarás.

Tras llegar a Toluca, pero pasada la media noche, entonces el chófer detiene el autobús antes de llegar a la Terminal y te dice que debes bajar en ese momento, aunque no entiendes la razón obedeces.

Entonces al llegar a la altura del chófer, el único que habla y, al intentar pagar tu pasaje, te dice que no es nada y añade “Baja ahora y no que gires hacia atrás antes de que cierre la puerta o jamás dejaras pues el autobús”.

Quienes obedecen, bajan y no se giran, si no hasta que se escucha el sonido de la puerta al cerrar y el motor del autobús arrancar, sólo para darse cuenta de que no hay autobús, este mismo ha desaparecido.

Mientra que los que si se dan la vuelta lo que ven es un autobús hecho pedazos, dentro hay esqueletos descarnados y el chófer mirándote sin decir nada donde el autobús desaparece y la persona en cuestión muere unos días después.

Se dice que a partir de ese momento su fantasma sube al autobús y viajará eternamente en él por causa de su desobediencia y si por casualidad algún día viajas a Ixtapan de la Sal y de regreso tu auto resulta así que no funciona, es mejor buscar la forma de regresar a Ixtapan, pero si te arriesgas y por la noche haces la parada a un autobús, quizá sea el número 40.

Si es así sólo obedece las instrucciones de ese modo podrás contarlo, de lo contrario serás condenado a viajar por esa ruta en ese autobús por la eternidad.

Fuente: https://revistavocesdelmisterio.wordpress.com/2013/05/10/la-leyenda-del-autobus-fantasma/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *