Damnatio memoriae, el castigo al olvido en la antiguedad

Damnatio memoriae, el castigo al olvido en la antiguedad

La damnatio memoriae era un castigo que imponía el senado romano por el cual se castigaba pues a la persona, normalmente emperadores (una vez muertos), al olvido mediante el borrado de todo vestigio de su existencia en inscripciones, monumentos, imágenes, textos, etc…

Lo contrario sería la apotheosis (costumbre proveniente del mundo helenístico, traída a Roma después de la muerte de Julio Cesar) por la cual después de haber ejercido su cargo, el emperador subía entonces con los dioses y se convertía en uno de ellos.

Era el senado romano el que decidía después de la muerte de un emperador al hacer entonces el balance del reinado y ea entonces cuando decidían si había sido un buen reinado digno de la apotheosis o un mal reinado castigando al emperador con la damnatio memoriae.

De esta forma la persona afectada por el castigo de la damnatio memoriae no podría ser recordada en el futuro y era completamente borrada de la historia.

En el antiguo Egipto tambien se dieron casos de este tipo de castigo en algunas dinastías de faraones, o sea, esta práctica en la antigua creencia egipcia hacía que al no ser recordado el nombre de un difunto en esta vida y olvidado mediante el castigo de la damnatio memoriae, en la otra vida después de la muerte no podría existir.

Por ello, era un castigo especialmente duro en el mundo egipcio y era aplicado en raras ocasiones, o sea, un caso de este tipo de castigo lo sufrió el faraon Adyib.

Tambien la reina faraon Hatshepsut sufrió este castigo y su imagen en grabados, estatuas, etc, fue así entonces borrada de la historia.

Hatshepsut era la hija del faraon Thutmosis I  y esposa de Thutmosis II, pues entonces la reina desplazó a Thutmosis III, hijo de Thutmosis II con otra mujer, llamada Mutnofret, del trono al cual este estaba pues destinado.

Argumentando su corta edad y su dudosa sangre real Hatshepsut toma el poder y se declara elegida por el dios Amon como hija suya para reinar en Egipto, con el nombre de Maatkara (la justicia). 

Senmut fue sacerdote de Amon durante su reinado y con el mantuvo supuestamente un romance, o sea, este hecho pudo haberla ayudado a alcanzar el poder.

Mas adelante la reina faraón quiso que su hija Neferura fuera la heredera del trono pero Thutmosis III se interpuso tomando de nuevo el poder, o sea, este faraon fue el responsable de dar la orden del borrado de cualquier vestigio de la existencia del reinado de la reina faraon Hatshepsut.

Fuente: https://dehistoriae.com/2016/03/23/damnatio-memoriae-el-castigo-al-olvido-en-la-antiguedad/comment-page-1/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *