Poena cullei

Poena cullei

Poena cullei era un tipo de pena de muerte impuesta bajo la ley romana a un sujeto que había sido declarado culpable de parricidio, donde el castigo consistía en meterlo en una bolsa de cuero luego cosida, a veces con una variedad de animales vivos, y luego arrojarlo al agua.

El castigo puede haber variado ampliamente en su frecuencia y forma precisa durante el período romano, ya que por ejemplo, el caso documentado más antiguo es de 100 a. C., aunque los eruditos creen que el castigo pudo haberse desarrollado aproximadamente un siglo antes.

Por cierto, la inclusión de animales vivos en el saco solo está documentada pues desde la época imperial temprana, y al principio, solo se mencionan las serpientes.

En la época del emperador Adriano (siglo II), se documentó la forma más conocida de castigo, en la que se insertaba un gallo, un perro, un mono y una víbora en el saco.

Sin embargo, durante el imperio de Adriano, poena cullei se convirtió en una forma opcional de castigo para los parricidas (la alternativa era arrojarse a las bestias en la arena).

Durante el siglo III hasta la ascensión del emperador Constantino, la poena cullei cayó en desuso; pero así poco después Constantino la introdujo de nuevo, pero ahora con solo serpientes en el saco.

Más de 200 años después, el emperador Justiniano reinstituyó el castigo con los cuatro animales, y resulta que la poena cullei siguió siendo la pena legal para los parricidas dentro de la ley bizantina así durante los siguientes 400 años, cuando fue reemplazada con el castigo de que los parricidas fueran quemados vivos.

Poena cullei obtuvo una especie de resurgimiento a finales de la Edad Media y principios de la Alemania moderna, con casos tardíos de ahogamiento en un saco junto con animales vivos documentados desde Sajonia en la primera mitad del siglo XVIII.

El historiador del siglo XIX Theodor Mommsen compiló y describió en detalle los diferentes elementos que han sido calificados como elementos de la ejecución ritual de un parricida durante la época romana.

No es considerado un ritual estático que siempre fue observado, sino como una enumeración descriptiva de elementos recopilados de diferentes fuentes escritas a lo largo de un periodo de varios siglos, pues así por ejemplo, Mommsen señala que el mono difícilmente pudo haber sido un elemento antiguo durante la ejecución del ritual.​

Primero, la persona era azotada o golpeada con las virgis sanguinis («varillas de color sangre»)​ y su cabeza era cubierta con una bolsa hecha de piel de lobo. Se le colocaban zuecos, o zapatos de madera, en los pies, y luego era introducido en el poena cullei, un saco hecho de cuero de buey.

Una vez dentro del saco, también se introducía un surtido de animales vivos y aunque discutiblemente, las combinaciones más famosas fueron la de una serpiente, un gallo, un mono y un perro, resulta así que luego, se colocaba el saco en una carreta conducida por bueyes negros a un arroyo o al mar, donde se arrojaba al agua.

Se han encontrado variaciones e interpretado algunas de las frases en latín de manera diferente, o sea, por ejemplo, Cicerón en su obra De Inventione, una de las primeras, señala que la boca del criminal era cubierta con una bolsa de cuero y no con piel de lobo.

También señala que la persona debía estar en prisión hasta que el gran saco estuviese hecho; pero sin embargo, si se considera que al menos un autor moderno cree que el saco en cuestión, culleus, habría sido uno de los grandes, muchos sacos comunes de Roma transportaban vino en ellos, de modo que el saco habría estado listo en poco tiempo. Según el mismo autor, estos sacos de vinos tenían un volumen de 547 L.​

Otro detalle controvertido se refiere precisamente al cómo, y con qué medios, se golpeaba al individuo, pues Max Radin, en su ensayo de 1920 The Lex Pompeia and the Poena Cullei, observó que, como clara expiación, los convictos eran golpeados hasta que sangrasen, motivo por el que algunos autores que han comentado la obra han traducido la frase por «golpeado con varillas hasta que sangra», pero puede ser que las varillas estuviesen pintadas de rojo.

Radin también apunta una tercera opción en la que plantea que las varillas podrían haber sido un tipo de arbusto, ya que está documentado en otras fuentes que se pensaba que era purificador golpear a un individuo con determinados tipos de arbusto.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Poena_cullei

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *