Cueva de la Luna

Cueva de la Luna

A 40 km. al sur de Madrid, se encuentra Titulcia y en este pueblo se descubrió en 1952 entonces la Cueva de la Luna, o sea, no es una cueva natural.

Según una versión, esta construcción se atribuye a los templarios; otra se la adjudica a los carpetanos (primeros moradores descendientes de los celtas que ocuparon estas latitudes); y otra, que la mandó construir el Cardenal Cisneros junto con una ermita.

En el año 1509 el Cardenal Cisneros se dirigía con su ejército hacia Orán, o sea, que partió así de Alcalá de Henares y, según cuenta la leyenda, a su paso por Titulcia apareció en el firmamento una cruz.

Este hecho se repitió también en Cartagena y en África, pues Cisneros lo interpretó como una señal divina favorable a su campaña y existe un cuadro anónimo que representa este hecho, “Cálculo del acimut”; este lienzo se encuentra en el despacho del Decano de la Universidad Complutense de Madrid.

En el año 1495 el Cardenal Cisneros es nombrado arzobispo de Toledo; es, por tanto, lógico entonces que apareciesen en esta ciudad unos legajos con el encargo de construir la cueva y una ermita en Titulcia.

Lugar donde se encuentra el vórtice 24500 UB en la Cueva de la Luna

La cueva se encuentra a 10 m. en el subsuelo y está compuesta por un habitáculo con una cúpula y en la misma hay unos círculos dibujados que, según parece, es la representación que del universo se hacía en el medioevo.

De este habitáculo parten varias galerías y además de que la cruz paté está grabada en distintos lugares de esta cueva, parece ser que en ella se cumplen determinadas proporciones que la convertirían en una construcción esotérica subterránea.

Así pues, y según una teoría, la distancia entre Titulcia y la costa argelina es proporcionalmente así 35,40 veces mayor que la distancia de la galería maestra y el centro de la cúpula, las distancias entre Titulcia y Lisboa y entre Titulcia y el Delta del Ebro son proporcionalmente 35,40 veces mayor que cada una de las galerías más cortas. La constante 35,40 es el resultado de dividir el diámetro de la Tierra por 360º y hay algunas distancias más que son coincidentes.

Lo primero es que casi en el centro de la cúpula hay un Vórtice Energético de 24500 UB con su Octógono Radiante y su vena de agua subterránea, o sea, qu equizá la intención sería que coincidiese con el centro, pero al ser una construcción subterránea, los cálculos fallaron.

Parece ser que el Cardenal mandó construir sobre la marcha un humilladero en aquel lugar, pues de ser así este humilladero marcaba el vórtice, siempre y cuando la versión de que fue mandada construir por él sea la verdadera.

El Cardenal Cisneros, mientras fue arzobispo de Toledo, mandó construir la sala capitular de la catedral, ampliando la misma, o sea, en esta catedral no había ningún vórtice mayor y al ampliarse, uno que había cercano quedó en el muro de la fachada, concretamente de 24500 UB en ese punto se dejó el hueco de una hornacina, en la cual se colocó la imagen de una Virgen negra (que perfectamente podría ser la que veneraban los templarios en la iglesia de San Miguel el Alto, la cual con la extinción de la Orden entonces desapareció y se cree que debió ser almacenada en la iglesia).

Resulta curioso así encontrar a este personaje involucrado en dos lugares con reminiscencias templariaa, o sea, ¿Fue el Cardenal Cisneros uno de los herederos de los secretos de la Orden del Temple?

En definitiva, se cree que en dicha cueva hay 2 vórtices de 24500 UB dentro de la misma, o sea, que esto convierte esta zona en un Lugar de Poder, 10000 UB se registran en el anillo que lo forma y el segundo vórtice está en una de las galerías.

Fuente: http://www.radiestesiaysalud.com/cueva_la_luna.htm

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *