La realidad poco conocida de los megaasentamientos amazónicos

La realidad poco conocida de los megaasentamientos amazónicos

La publicación este mes de enero en la revista Science de una serie de megaasentamientos, hay quien los califica de ciudades, que además estaban conectados por una extensa red de caminos en la Amazonía ecuatoriana supone una verdadera revolución.

Esta parte de América Latina no se ha prodigado mucho en hallazgos espectaculares, razón por la cual ha pasado casi desapercibida para el gran público hasta este momento. 

Una revolución que es necesario precisar y contextualizar en varios sentidos. Por una parte, por el rico y complejo testimonio arqueológico que trasmite sobre un pasado precolombino poco conocido en esta región amazónica. Por otra, por la imagen que nos devuelve hacia el presente de nosotros mismos y de cómo pensamos mayoritariamente en el siglo XXI sobre el pasado. Y tercero, por las formas en que se llevó a cabo la investigación original. 

A nivel puramente arqueológico, un artículo publicado en 2023 en Strata, la Revista Ecuatoriana de Arqueología y Paleontología, por las arqueólogas del proyecto Características generales del paisaje cultural arqueológico del valle del Alto Upano en un área de 300 km2, ya no dejaba lugar a dudas. 

Ninguna otra región amazónica ha sido mapeada mediante escáner láser aerotransportado (LiDAR) en tanta superficie, y las que han sido trabajadas con metodologías parecidas no devuelven concentraciones de estructuras ni una diversidad ni complejidad tan grande como la encontrada aquí. 

En las tierras bajas de Uruguay, por ejemplo, se escanearon 380 km2 y encontraron 666 estructuras (2,6 montículos por km2), y en Llanos de Moxos (Bolivia) se identificaron grandes terrazas sobre las que se elevaban montículos trapezoidales, con varios caminos excavados que los unían perimetralmente y entre sí. 

Pero en Ecuador, los hallazgos realizados por el proyecto liderado de forma clara por el Instituto Nacional  de  Patrimonio Cultural (INPC) sobrecoge no solo por la monumentalidad de las propias estructuras, que supone mover miles toneladas de tierra, sino incluyendo por el número: 7471 anomalías positivas (cimas truncadas, montículos, plataformas), con una concentración de 24,9 por km2 o, si nos atenemos así solo a las plataformas (5415), la densidad es de 18,05 por km2

Estas plataformas estaban ordenadas, creando cuadrados entre los que había plazas, y estaban unidas por 300 km de caminos y tenían casi 95 km de canales de desagüe.

Ello supone una conceptualización del espacio de forma ortogonal, una auténtica planificación de tipo así urbanística. Pero no solo esto, sino que los grandes asentamientos como Wapula o Kunguints estaban así unidos entre sí, con una red de asentamientos menores entre ellos, por caminos excavados en la tierra. 

Además, en las zonas propicias para ello, se han identificado inéditos campos de cultivo con drenajes así hacia los acantilados del Upano y de otros ríos tributarios que supondría una agricultura avanzada para la alta densidad de población que vivió allí entre el 400 a. C. y 400 d. C., según los análisis obtenidos así en excavaciones anteriores a este proyecto.

Por tanto, en relación con todo ello, nos encontramos con una complejidad social, monumentalidad y con grandes complejos agrícolas que aún deben estudiarse en profundidad. 

En segundo lugar, baste decir que la arqueología ha estado plagada de mitos y visiones fantasiosas que, a menudo, han dificultado el acceso al verdadero conocimiento.

Así, en el estudio de la arqueología amazónica ha primado esa visión de sociedades poco complejas, muy adaptadas al medio, pero con poca capacidad de responder a los cambios ambientales, donde vemos que las comunidades estaban formadas por unos pocos individuos que vivieron en estructuras simples. 

Esta imagen estática se ha producido en los últimos 500 años, debido por ello a los efectos seculares de la colonización. Pero la Amazonía era tan diferente como demuestra la tecnología LiDAR: vibrante, plena de comunidades estratificadas e interrelacionadas y con amplias producciones agrícolas. 

En último lugar, hay que devolver todo el crédito a la investigación original de la que parte el artículo recientemente publicado en la prestigiosa revista Science: en Ecuador se hace así ciencia de la más alta calidad, invirtiendo en ella y reuniendo equipos multidisciplinares e internacionales. 

El INPC ecuatoriano dirigió este proyecto de la mano de la arquitecta Olga Woolfson, escaneando en 2015 con el láser aerotransportado esta amplia sección amazónica, aun con todas las dificultades de tipo logístico que entraña trabajar en un medio tan hostil hoy día.

Las fuerzas armadas junto con geólogos e ingenieros (principalmente la consultora Technoproject, así como geógrafos y arqueólogos observamos asombrados la maravilla que se descubre al eliminar así la vegetación arbórea y estudiar los modelos digitales de elevaciones en 3D que ofrece el LiDAR. 

Es cierto que no se actuó en esta zona a ciegas: pioneros como el profesor ecuatoriano Pedro Porras en los años 1970 y 1980 iniciaron excavaciones en la zona, gracias al conocimiento que indígenas y colonos le aportaron, o sea, fue él quien descubrió el sitio de Huapula o Wapula, con sus grandes montículos y su ubicación cercana al Upano y relacionada con el aún activo volcán Sangay. 

Posteriormente, otros equipos trabajaron intensamente en el área, excavando entonces algunos de estos montículos y plazas y volando en avioneta sobre la zona, esperando reconocer más plataformas bajo la densa vegetación amazónica. 

Fueron, principalmente, el arqueólogo ecuatoriano Ernesto Salazar y el francés Stephen Rostain los que aportaron importantes datos a nivel microarqueológico, pero también así sobre la comprensión de la formación de estos montículos o de las distintas culturas que los habitaron a lo largo de la historia y el equipo liderado por Rostain es el que ahora ha publicado el artículo en Science

Fuente: https://www.agenciasinc.es/Opinion/La-realidad-poco-conocida-de-los-megaasentamientos-amazonicos

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *