El columpio del Diablo

La leyenda cuenta que en un lugar de Tecozautla, Hidalgo, al que más tarde sería bautizado como el “Columpio del diablo”, hace muchos años, en plena oscuridad y casi siempre al filo de la medianoche, se escuchaban los quejidos de un hombre que parecía estar agonizando.

La gente que pasaba por ahí vivía una experiencia muy rara: se quedaba sin habla y, hasta mucho tiempo después, reaccionaba para salir despavorida de ese terrible lugar.

Al parecer, la zona causaba una especie de parálisis que podía sentirse en los huesos y además resulta el hecho de que no permitía avanzar, o sea, el “Columpio del diablo” causa ese efecto a quienes se atreven a adentrarse en sus entrañas.

Sin embargo, una noche, dos amigos transitaban por aquel lugar resulta que no resistieron la tentación al escuchar los quejidos y decidieron internarse en la zona para ver de qué se trataba.

Al llegar, no daban crédito a lo que veían: un hombre que había muerto tiempo atrás se columpiaba en una cuerda que pendía de dos cerros y tras verlo les provocó un terrible miedo que los heló hasta los huesos.

Paralizados, no daban crédito a lo que sucedía, pues de pronto, una luz rojiza, como un fuego intenso con cuerpo humano, abrazó al hombre colgado en el columpio, carbonizándolo por completo.

Mudos, con ojos abiertos y los cabellos erizados, salieron despavoridos de aquel lugar. Pero cuando lo hicieron, fueron sorprendidos por la “muerte”.

Después de contar la historia, los dos hombres cayeron muertos porque, según la leyenda, “no puedes divulgar nunca haber presenciado un encuentro con el diablo”.

Se dice que aquel hombre que estaba colgado en el columpio le vendió en vida su alma al diablo, y que esa noche éste fue a cobrarse su deuda con el hombre, que durante mucho tiempo anduvo en pena en el mundo de los vivos.  

Fuente: https://www.unotv.com/estados/hidalgo/hidalgo-conoce-la-leyenda-de-terror-del-columpio-del-diablo/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *