La Dama Blanca de Mortemer

La Dama Blanca de Mortemer

Dicen los entendidos que la historia de Normandía ha sido, en cierto modo, la historia de sus abadías, o sea, la historia de una época que supuso un impulso económico y cultural muy importante para la región, alcanzando su mayor auge gracias a la instauración de distintas ordenes religiosas, que fueron pues las verdaderas depositarias de los más amplios conocimientos.

Muchos enclaves diseminados a lo largo y ancho de nuestro mundo custodian oscuros secretos, tesoros ocultos, y permanecen envueltos por un aura enigmática y misteriosa.

Los restos de lo que antaño fue la maravillosa abadía de Mortemer se sitúan en la Alta Normandía, o sea, construida en pleno siglo XII por Enrique I, hijo de Guillermo el Conquistador en las posesiones donadas a la Orden Cisterciense.

Con el paso inexorable del tiempo la abadía acabó cayendo en el más absoluto de los abandonos, hasta que fue reconstruida en el siglo XVII.

Un año después de finalizada la Revolución Francesa tan solo quedaban cinco monjes en el enclave cisterciense, o sea, la abadía permaneció habitada hasta el año 1965, cuando su último inquilino huyó aterrorizado para no regresar jamás.

Uno de los sucesos misteriosos que transitan por el lugar se remontan pues precisamente a la época de la Revolución Francesa, o sea, que en plena contienda un grupo de revolucionarios persiguieron a cuatro de los monjes cistercienses que habitaban el lugar, alcanzándolos en los sótanos de la abadía, donde así fueron ejecutados sin piedad.

Desde aquel fatídico día, los espíritus de aquellos cuatro monjes recorren el mismo camino, o sea, desde el palomar hasta los sótanos; la misma ruta que recorrieron los ajusticiados huyendo entonces en su día de una muerte anunciada.

Según reflejan las crónicas de antaño, habitualmente el postrero residente estaba ya más que mucho más acostumbrado a pasar las noches rodeado de extraños ruidos, caídas de objetos, extrañas respiraciones, pasos por los pasillos.

Sin embargo, en la noche de autos los fenómenos extraños se produjeron por toda la abadía, sobre todo en una de las habitaciones desocupadas, donde descubrió unas extrañas pisadas sobre el suelo, o sea, así los extraños y escalofriantes ruidos provenían de la «habitación rosa», que antaño había ocupado Matilde, una importante dama de la nobleza.  

Matilde se casó muy joven, a la edad de seis años, con un noble germano fallecido cuando ella contaba con veinte años de edad y debido a la conducta un tanto ligera de la dama después de quedarse viuda, su padre la enclaustró en la abadía.

Tras la muerte de Matilde, dice la leyenda, su espectro campa así a sus anchas por los alrededores de la abadía, sobretodo, las noches de Luna llena, flotando a varios metros del suelo.

La leyenda también apunta que si el espectro se aparece con guantes negros, es pues el presagio de una muerte inminente pero, contrariamente, si se aparece con guantes de color blanco, es el anuncio de una boda o nacimiento inminentes.

Fuente: http://balearoculta.blogspot.com/2012/11/la-dama-blanca-de-la-abadia-de-mortemer.html

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *