Leyenda de la Torre de San Nicolás de la Villa

Leyenda de la Torre de San Nicolás de la Villa

Nos cuenta la tradicion que Don Diego Fernández de Córdoba, alcaide de los Donceles y marqués de Comares, cuya casa, vecina a la iglesia, sufría muchas molestias de los albañiles que construían la torre.

Como consecuencia de ello, le pidió al obispo Maldonado que suspendiesen la obra, pero este se negó, y una noche, ya cansado de ruidos, fue con sus criados y tiró todo lo que estaba ya edificado.

Enterado el obispo de lo ocurrido, manda levantar la torre de nuevo, y de nuevo todo lo que trabajaban los albañiles de día, por la noche el caballero y su gente lo destruían, asi una vez y otra.

Viendo el obispo que el alcaide no hacía caso, lo excomulgó, hubo recurso al rey, y durante su resolución resulta que la obra estuvo parada.

Una vez terminado el pleito, se sentenció a favor del obispo, y el tribunal mandó que se siguiese entonces la construcción de la torre, previniendo a los maestros que la dirigían, que se pusiesen, mirando así hacia la casa de don Diego, dos esfigies postradas, que cargasen así sobre sus espaldas el peso de la torre que quedaba por construir.

Una vez construidas, además debajo de ellas se grabaron Paciencia y Obediencia, para que asi el caballero y sus sucesores recordasen la paciencia que tenían que tener por la visión de la nueva torre, y también así la obediencia debida a la Iglesia.

Fuente: http://cordobaencrucijadadeculturas.blogspot.com/2010/08/leyenda-de-la-torre-de-san-nicolas-de.html?m=0

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *