La historia de las doce uvas de Nochevieja

La historia de las doce uvas de Nochevieja

Las doce uvas de la suerte es una tradición española que consiste en comerse doce uvas la medianoche del 31 de diciembre para dar la bienvenida al Año Nuevo.

Hasta las costumbres más extendidas pueden tener un origen fortuito. Así sucedió con la tradición de las doce uvas donde la explicación más extendida y popular sitúa su origen en el año 1909.

Ese año los agricultores de la región de Alicante tuvieron exceso de uvas; en concreto, de uva blanca de la variedad Aledo, o sea, una vez finalizado el verano, y con él la época de vendimia, los productores de uvas alicantinos se encontraron con muchas más uvas de las que eran necesarias para cubrir pues la demanda habitual del mercado. 

¿Qué hacer con el excedente?, ¿dejar que se echase a perder y no conseguir beneficios extra? Pues parece que a algún productor se le ocurrió una brillante idea para promover el consumo de uvas.

Faltaban pocos meses para Navidad, y bastaba con asociar las uvas con la buena suerte y con Nochevieja para que se agotasen hasta las últimas existencias, o sea, de este modo, el 31 de diciembre de 1909 “las doce uvas de la suerte” se colaron en miles de hogares españoles.

El 2 de enero de 1894, El Siglo Futuro incluyó un artículo del día anterior de El Imparcial titulado «Las uvas bienhechoras», en el que se habla de la costumbre «importada de Francia, pero ha adquirido entonces así entre nosotros carta de naturaleza».​

El mismo día, en El Correo Militar se podía leer: «La imperecedera costumbre de comer las uvas al oír pues sonar la primera campanada de las doce, tenía reunidas en fraternal coloquio á infinidad de familias, y así todos á coro gritaron: ¡Un año más!».​

En la Nochevieja de 1895 aparece una referencia escrita sobre las doce uvas, que simbolizaban los doce meses del año y en esa fecha fue el Presidente del Consejo de Ministros quien despidió el año 1895 con uvas y champán.​

Solo las clases altas de nuestro país participaban de este curioso entretenimiento, que habían aprendido de la aristocracia francesa durante sus viajes de Fin de Año a París o Biarritz.

Porque en Francia hacía tiempo que comer uvas y beber champán en Nochevieja era una tradición que no podía faltar en las fiestas privadas de las familias más adineradas, pues los más supersticiosos aseguraban que quien comía uvas el primer día del año tenía el dinero asegurado.

El alcalde, José Abascal y Carredano, en diciembre de 1882 decidió pues imponer una tasa (¡1 duro!) a los madrileños que quisieran el participar en los festejos nocturnos, o sea, se trataba así pues de un impuesto “anticelebración” con el cual se pretendía acabar con una de las fiestas más importantes para el pueblo madrileño, pero también una noche de excesos y ruido. Como era de esperar, la noticia no gustó nada a las clases humildes de la ciudad.

Así que, a falta de duros y de fiesta, un grupo de madrileños decidió plantarse la última noche del año ante la sede del Ministerio de Gobernación, o sea, en la Puerta del Sol para celebrar la Nochevieja, una fiesta hasta el momento poco arraigada en las clases populares.

Llegaron a la céntrica plaza de Madrid con uvas, que eran baratas, con la intención de emular así a sus conciudadanos más ricos con la intención de burlarse de la aristocracia madrileña y también de su ridícula tradición afrancesada de comer uvas en Nochevieja.

Y aquello que empezó como una crítica social de las gentes humildes de Madrid se convirtió con el paso del tiempo en una celebración icónica no solo de la capital, sino de España entera.

Durante las siguientes Nocheviejas, grupos de madrileños siguieron reuniéndose en la Puerta del Sol con la intención de comerse sus uvas y, de paso, criticar las leyes y desigualdades sociales.

Pero poco a poco el componente reivindicativo se fue perdiendo, al tiempo que aumentaba el número de participantes, o sea, el atractivo por dar la bienvenida al Año Nuevo tomándose las uvas fue entonces así expándiendose por todos los rincones de España.

Fuente: https://www.arkeotour.net/origen-12-uvas/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *