La leyenda del fantasma de Monteriggioni

La leyenda del fantasma de Monteriggioni

Muy cerca del abrazo de las murallas que delimitan el perímetro y animada por catorce torres, se fundó Monteriggioni en la Edad Media. 

Su historia está formada por continuas batallas que se reiteran hasta la caída del pueblo pues en manos de Cosimo dei Medici en 1554 y un pasado marcado por la rivalidad con la acérrima enemiga Florencia y que se combina con la elección de su construcción.

Monteriggioni fue construido de hecho por la República de Siena en una colina como bastión defensivo y punto de vista en la Via Francigena, donde sus imponentes murallas, aún hoy visibles y sobre las que se puede caminar, hicieron inexpugnable la ciudad y su castillo..

La derrota de Monteriggioni fue de hecho el resultado de una traición, y por tanto, el nacimiento pues de una infidelidad que alimentó el nacimiento de la leyenda del pozo.

El 27 de abril de 1554, Monteriggioni fue entregado espontáneamente a las tropas florentinas. Sin peleas, sin conquistas sudorosas, sino con una gran recompensa.

La promesa monetaria que hizo Florencia al capitán Giovacchino Zeti, un exiliado florentino al frente del castillo de Monteriggioni, fue de 4000 ducados.

Además de la oferta económica, ya interesante en sí misma, a Zeti se le prometió el fin del exilio y además la reintegración en el Estado de Florencia, o sea, la propuesta fue aceptada y se concluyó el intercambio.

¿Podrían estar satisfechos cada lado? Según la leyenda, nacida poco después del relato de la traición, así parecería que el Capitán Zeti no vivió el asunto con serenidad.

De hecho, se dice que su alma aún vaga en perpetuo tormento por los túneles subterráneos de la ciudad, o sea, aquellas que unirían el pueblo con Siena y desde las que se podría subir a la superficie a través del pozo situado en la plaza de Monteriggioni. 

¿Podría Zeti haber tenido algún remordimiento por el hecho cometido? Difícil de saber pero lo que queda es una leyenda hecha de añadidos y bordados, enriquecida por quienes dicen pues que desde el pozo se escuchan terribles gritos.

O incluso del imaginativo cuento popular según el cual en las noches de luna llena se suma un sonido de cascos de caballo al lamento del alma. Ruidos confusos y siniestros, que se escuchan además, a través del pavimento de la plaza, que conectan historia y charla. Y como demostración de lo poderosa que es así la palabra, esta leyenda todavía se habla hoy después de más de 400 años.

Fuente: https://es.italiani.it/monteriggioni-y-la-traici%C3%B3n-del-fantasma-del-pozo/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *