La leyenda del Padre Canillas del Arco de San Lorenzo

La leyenda del Padre Canillas del Arco de San Lorenzo

La historia se desarrolla en una noche oscura y gélida de invierno en el barrio de San Juan, donde una pareja de enamorados buscaba privacidad en el portal de una antigua casa para despedirse, donde tras intercambiar caricias y besos, el joven salió del edificio y, en su camino hacia la Plaza de Santiago, resulta que un extraño clérigo emergió de un callejón cercano.

Vestido con una sotana negra y un sombrero de ala ancha, el cura se acercó al joven y le preguntó pues si era católico y si conocía la celebración de la misa para explicarle después que su monaguillo estaba pues enfermo y necesitaba ayuda para oficiar la misa en la capilla de la iglesia de San Lorenzo y el joven aceptó la oferta y acompañó al clérigo hacia la parroquia.

Al llegar a la iglesia, el clérigo condujo al joven a la sacristía que mientras ayudaba al cura a descalzarse, se horrorizó al descubrir que las piernas del clérigo estaban completamente desprovistas de carne, o sea, dejando al descubierto solo huesos.

Como consecuencia de ello, aturdido y aterrorizado, el joven huyó de la iglesia y corrió por las calles de Jaén, necesitado de compartir con alguien su encuentro escalofriante.

Subiendo la gran cuesta que une la capilla con la iglesia de la Merced, allí metió entonces la cabeza en la fuente que hay en la misma plaza, tratando de espantar de su cabeza la imagen que acababa de ver.

Todavía atemorizado, se puso a relatar lo que había vivido a un clérigo que pasaba por allí y justo al llegar el momento de contar lo de las canillas que había visto con sus propios ojos, el clérigo levantó de nuevo su sotana y le dijo al mozo… ¡como éstas!, mientras le mostraba los huesos que tenía por piernas, lo que provocó la huida despavorida del joven a través de la estrecha calle Joaquín Acosta.

Aún hoy, los habitantes de Jaén afirman escuchar los pasos ligeros del Padre Canillas desde el Arco de San Lorenzo hasta la Plaza de la Merced, o sea, que la presencia inexplicable del Padre Canillas continúa siendo un enigma sin resolver en la ciudad.

Las noches de invierno, en particular, están impregnadas con la extraña sensación de que el clérigo pues fantasmagórico aún camina por las calles empedradas, dejando tras de sí un rastro de misterio y terror.

Fuente: https://www.jaenhoy.es/ocio/Padre-Canillas-Arco-San-Lorenzo-jaen-leyenda_0_1840617960.html

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *