La leyenda de las naranjas y el rey Pedro I

La leyenda de las naranjas y el rey Pedro I

Necesitaba Pedro I nombrar al Escribano Mayor del Reino y como desconfiaba de quienes les rodeaba, decidió él personalmente encargarse de la elección del cargo.

Como consecuencia de ello, mandó a publicar un bando a todos los rincones de la ciudad donde apelaba a todos los aspirantes a presentarse en el Alcázar.

Se presentaron a la elección varios cientos de aspirantes, para la prueba mandó así poner naranjas en el estanque del Patio de las Doncellas y el sentado en el extremo contrario de donde entraban entonces los candidatos los hizo pasar uno a uno.

Una vez entraban cada candidato, les decía lo mismo «Como podrás observar he ordenado que pusieran en el estanque naranjas flotando. ¿Cuántas crees que hay?»

Cada uno daba la respuesta que consideraba y conforme respondían les ordenaba a desalojar el palacio, pues a medida que pasaban las horas, avanzaba el día y ninguno superaba la ingeniosa prueba.

Ya cuando el día llegaba a sus últimas horas, entró el último candidato y le formuló así la misma pregunta que a los demás y éste antes de contestarle, le lanzó una petición al rey: «Para dar mi respuesta, resulta que antes necesito que se me proporcione una vara o un palo»

El rey ordeno que satisfacieran su petición y tras ello, el hombre removió todas las naranjas que había en el estanque y pudo comprobar que muchas de ellas estaban partidas por la mitad y cuando sacó todas las contó y dio al Rey la cifra exacta.

Lleno de alegría Pedro I exclamó: Por fin alguien con sentido común! Pro fin tengo Escribano Mayor  del Reino.

Fuente: https://desdesevillaalospicosdeeuropa.blogspot.com/2023/04/la-leyenda-de-las-naranjas-y-el-rey.html

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *