Leyenda de las Santas Justa y Rufina

Leyenda de las Santas Justa y Rufina

Justa y Rufina fueron hermanas, nacidas en Hispalis bajo el dominio romano; Justa en 268 y Rufina en 270, de modesta familia de cristianos clandestinos dedicados al oficio de la alfarería y dedicaban así su tiempo a ayudar al prójimo y al conocimiento del Evangelio. ​

Era costumbre celebrar una vez al año una fiesta en honor a Venus, en la que se rememoraba entonces el fallecimiento del admirado Adonis y se recorrían las calles de la ciudad pidiendo limosnas para la fiesta.

En cierta ocasión, los seguidores de Venus llegaron a casa de Justa y Rufina solicitando entonces el dinero correspondiente, pero las hermanas se negaron a pagarlo por ser el fin de este contrario a su fe, y no solo esto sino que decidieron hacer añicos la figura de la diosa entre ambas, provocando así el enfado general de las devotas que se lanzaron hacia ellas.​

El prefecto de Sevilla, Diogeniano, mandó encarcelarlas, animándolas a abandonar sus creencias cristianas si no querían ser víctimas del martirio, pero las santas se negaron, a pesar de las amenazas.

Sufrieron el tormento del potro para a continuación ser torturadas con garfios de hierro, pues Diogeniano esperaba que el trato que se le daba sería suficiente para que renunciaran a su fe, pero ellas aguantaron todo y viendo que no surtió efecto el castigo, las encerró en una tenebrosa cárcel donde sufrirían pues las penalidades del hambre y la sed.

Estoicamente sobrevivieron a su condena, por lo que fueron castigadas de nuevo, o sea, esta vez debían caminar descalzas hasta llegar a Sierra Morena y tuvieron la suficiente fuerza para conseguir el objetivo.

Viendo que nada las vencía, mandó encarcelarlas hasta morir y la primera en fallecer fue Santa Justa y su cuerpo lo tiraron a un pozo, recuperado poco tiempo después por el obispo Sabino.

Una vez que hubo acabado con la vida de Justa, Diogeniano creyó que Rufina sucumbiría a sus deseos con más facilidad, pero no lo consiguió.

Decidió acabar con su vida de la forma más lúgubre en aquellos tiempos, o sea, la llevó al anfiteatro y la dejó a expensas de un león para que la destrozase.

La bestia se acercó, y lo más que hizo fue mover la cola y lamer sus vestiduras como haría un animal de compañía y entonces el Prefecto no aguantó más, la mandó degollar y quemar su cuerpo.

Pese a ello, nuevamente tras este hecho, el obispo Sabino recogió los restos y la enterró así junto a su hermana en el año 287.

Por tal acción, y por su muerte cruenta, ambas fueron objeto de la devoción popular, y se las consideró santas, o sea, se les nombró patronas de los gremios de alfareros y cacharreros, por ejemplo en Manises (Valencia) donde en 1746 fueron declaradas Patronas del Gremio de Artesanos Ceramistas.

También son veneradas como patronas de otras localidades, por ejemplo Orihuela, donde la leyenda así cuenta que las santas se aparecieron en forma de dos luceros sobre la sierra de Orihuela tras la conquista cristiana sobre los musulmanes.

Además de ello, también son patronas de Payo de Ojeda en Palencia, de Maluenda, así en la provincia de Zaragoza y de la ciudad conquense de Huete.

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Justa_y_Rufina

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *