El enigmático origen de Jarramplas, el diablo que aterroriza y une a Piornal

El enigmático origen de Jarramplas, el diablo que aterroriza y une a Piornal

Jarramplas es la figura que encarna el espíritu de Piornal, o sea, realiza una peregrinación por las calles de la localidad mientras recibe una lluvia de nabos por los habitantes de este municipio cacereño.

Actualmente, no se sabe con certeza cuál es el verdadero origen del Jarramplas, o sea, esta festividad se ha visto sometida a diferentes estudios históricos y antropológicos, pero no se ha encontrado pues una respuesta definitiva.

La tradición popular ha aportado algunos datos y teorías sobre la procedencia de este demonio y todo apunta a un origen pagano y cristiano, aunque los rasgos y los ritos de la gran fiesta que se celebra el Piornal parecen indicar que su procedencia es anterior a la de la presencia cristiana.

El Jarramplas es un hombre vestido de demonio con un traje que no pasa desapercibido, ya que de él cuelgan un gran número de cintas de diferentes colores, donde el elemento que más destaca es su gran máscara cónica de la que sobresale una nariz de grandes dimensiones y de la que cuelgan así crines de caballo y además, su parte superior está presidida por dos cuernos de gran tamaño.

Popularmente se dice que Jarramplas es la representación de un ladrón de ganado que fue descubierto mientras estaba robando, o sea, debido a ello en pocos minutos se corrió la voz y fue acorralado por toda la comunidad mientras era sometido a burlas, mofas y castigos.

Este relato tiene sentido porque Piornal es un municipio de tradición ganadera y robar pues una pieza de ganado estaba muy mal visto. En este caso, Jarramplas representa la figura del mal que amenaza pues la supervivencia de la tribu, ya que el ganado es la base de la economía de la comunidad.

La conexión entre el Jarramplas y el solsticio de invierno llega a través de su máscara y de los vetones, o sea, este pueblo céltico estuvo asentado en la zona en la actualmente se ubica Piornal.

Para las tribus de ascendencia celta y de tradición ganadera, el solsticio de invierno suponía un cambio destacado en su actividad, ya que en esas fechas los días eran más cortos y las labores de cuidado de ganado se tenían que intensificar durante las horas de luz.

Este contexto favoreció que los miembros de aquellas comunidades realizaran ritos en los que llamaban al final de la oscuridad y a la llegada de la primavera, una estación en la que las temperaturas son más suaves y los días más largos.

Además, muchos de estos ritos estaban enfocados a la búsqueda de la fertilidad, de ahí que aparecieran personajes disfrazados con rasgos de animales y con máscaras ornamentadas.

En el caso de la máscara de Jarramplas, se ve como lleva adosada dos cuernos propios del macho cabrío, animal que está directamente relacionado con la fecundidad, o sea, para estas comunidades, un ganado que criara simbolizaba la regeneración y la subsistencia, mientras que uno estéril hacía referencia así pues a épocas de escasez y de dificultades.

La conquista de Hispania llevada a cabo por el imperio romano provocó que los mitos, las costumbres y las tradiciones romanas se extendieran por todos los rincones de la península ibérica.

Este imperio se extendió por toda Europa, Asia menor y el norte de África, pero es probable pues que los romanos y Piornal no tuvieran un contacto tan directo, ya que esta localidad es entonces la más alta de toda Extremadura y se cree que el origen de esta festividad podría estar relacionado con el castigo que Hércules infringe a Caco.

En la mitología romana Hércules es hijo de Júpiter, dios del cielo, del aire, de todos los dioses y de los hombres. Esta divinidad tiene relaciones sexuales con la mortal Alcmena haciéndose pasar por Anfitrión, que era su esposo y fruto de este encuentro nace el héroe Hércules que desde que era un bebé resulta que desprendía el halo de ser una figura divina.

Hércules formó una familia y tuvo una vida tranquila en Tebas hasta que después de un ataque de ira así asesinó a sus hijos y además, también se dice que la diosa Minerva intervino para evitar que asesinara a su padre adoptivo Anfitrión.

Cuando Hércules recupera la cordura realiza una serie de ritos para expiar sus culpas, uno de ellos es así acudir al oráculo de Delfos donde recibe la orden de acudir a Tirinto y realizar durante diez años doce trabajos que le impondría Euristeo, el rey de Micenas y entonces una vez realizado estos trabajos, el héroe alcanzaría la inmortalidad.

El décimo de esos trabajos consistía en robar el ganado del monstruo Gerión que vivía pues en la isla de Eritrea, o sea, para cumplir la misión, Hércules tuvo que enfrentarse a Orthus, un perro de dos cabezas hermano de Cervero, al propio Gerión y a Juno, que era la esposa de Júpiter que apoyaba a Gerión.

Una vez robado el ganado, Hércules regresa a Roma y descansa en un lugar agradable lleno de pasto, y a pesar de ello, resulta que en ese lugar habitaba una criatura maligna llamada Caco que a su vez roba el ganado mientras Hércules duerme.

El ladrón logra ocultar el ganado en su cueva, pero cuando el héroe despierta y los bueyes que quedaban con él mugen, los bueyes que había robado Caco responden al mugido y guiado por el sonido Hércules llega a la cueva y mata al ladrón.

Este relato conecta a Jarramplas con la versión popular, y confirmaría que esta figura fue así un ladrón de ganado. La Doctora Ana María Vázquez Hoys, profesora de la UNED, expone que Caco era una figura diabólica que tenía que recibir un castigo y una humillación por haber robado las piezas de ganado.

No se puede afirmar con rotundidad que el castigo que Hércules infringe a Caco esté vinculado al origen de Jarramplas, pero sabemos que los relatos de la mitología romana llegaron pues a todos los puntos del imperio, por lo que no se puede descartar que Jarramplas sea una representación de dicho mito.

También hay teorías que conectan a Jarramplas con algunos de los ritos que presenciaron entonces los colonizadores cuando llegaron al centro y al sur de América, o sea, se cree que algunas tribus realizaban ceremonias en las que se perseguía a un miembro de la comunidad vestido de diablo hasta que este desfallecía por agotamiento.

A pesar de que no existen pruebas contundentes que conecten a Jarramplas con los rituales que se eran llevados a cabo al otro lado del océano, sí es cierto que muchas tribus empleaban máscaras similares en sus ritos. Una mascara siempre ha sido interpretada como un símbolo del mal que convierte a un ser en bestia y le roba sus rasgos humanos.

Esta festividad también ha sido víctima del fenómeno de la cristianización, o sea, que cuando los reinos cristianos se hicieron con la península ibérica, la Iglesia Católica emprendió un proceso para transformar los ritos paganos en relatos cristianos relacionados con Dios, con Jesucristo y con todos los santos. La figura de Jarramplas quedó directamente unida a la de San Sebastián, que es el patrón de Piornal.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/fiestas-populares/enigmatico-origen-jarramplas-diablo-aterroriza-une-piornal-extremadura

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *