El origen de los dichos: La casa de Tócame Roque

El origen de los dichos: La casa de Tócame Roque

La casa de Tócame Roque es aquella donde reina la confusión y hay con frecuencia alborotos y riñas, o sea, que ese tipo de festejos se produce en estos eventos vecinales con más frecuencia de la que sería deseable.

Lo cierto es que esa casa sí existió, o sea, se encontraba en Madrid, en el cruce de la calle Barquillo con la calle Belén y aún hoy existe una placa conmemorativa que recuerda el lugar exacto en el que se situaba.

El edificio era una antigua corrala, con varios patios y muchas viviendas, vieja, fea y habitada por gentes de toda procedencia, especialmente por chisperos (herreros) que solían hacer sus trabajos en los patios de la misma.

¿Por qué lo de Tócame Roque? Según cuenta Fernández de los Ríos, editor, historiador y periodista, en su obra Guía de Madrid, la casa perteneció a dos hermanos llamados Juan y Roque.

Debido a una herencia mal resuelta, ambos se disputaban la propiedad de la misma y discutían entonces con mucha frecuencia y muy acaloradamente sobre a quién tocaba el edificio así en el reparto: “Tócame, Roque”, decía Juan a voz en grito. A lo que Roque contestaba: “¡No, no! ¡Tócame a mí”. “¡Que no, que tócame Roque!”… (y así, ad infinitum).Y como las paredes oyen y mucho más si los gritos de una bronca las atraviesan, no tardó mucho el chascarrillo en correr de boca en boca por las calles de Madrid, para así burlarse de la disputa

Fuente: https://www.yorokobu.es/la-casa-de-tocame-roque/

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *